Castilla la Mancha

Las tablas han vuelto a recuperar su esplendor

Gracias a las últimas lluvias de este invierno, las tablas han recuperado otra vez su gran esplendor. Se encuentran en la provincia de Ciudad Real y fueron declaradas Parque Nacional en 1973.

Según datos del Centro de Interpretación del Agua y los Humedales Manchegos, la mayoría de los numerosos visitantes que a diario recorren Las Tablas de Daimiel, en plena llanura manchega, proceden de otras comunidades autónomas. Sin embargo, Las Tablas, situadas a 606 metros de altitud y entre los términos municipales de DaimielW y Villarrubia de los OjosW, constituyen una oportunidad única de visitar el último representante del ecosistema denominado “tablas fluviales”, que estuvo presente en La Mancha hasta finales de los años 60.

Para la formación de las Tablas se dieron determinadas circunstancias, como el desbordamiento de diversos ríos en su tramo medio y la escasa pendiente del terreno. Un condicionante que enseguida se convirtió en el detonante para el crecimiento de la flora que representa el humedal, entre la que destaca el mayor masegar de toda Europa occidental, las ovas y los tayares, que son los únicos árboles existentes en el interior del Parque.

Pero si por algo se caracterizan Las Tablas son por la cantidad de aves que utilizan esa zona para invernar, mientras que otras, por el contrario, lo han convertido en lugar de nidificación y cría, como el pato colorado y el porrón europeo.

Las tablas, también son utilizadas como lugar de descanso y alimentación de distintas aves, como el fumarel común. Y también existen otros animales que han hecho del humedal su hogar permanente, como el ánade azulón, el aguilucho langunero y distintos anfibios. Las Tablas cuentan con especies autóctonas de peces y mamíferos, como la nutria, el zorro, el jabalí, el conejo o el tejón, que no son difíciles de contemplar desde las torres de vigilancia del Parque.

Uno de los puntos débiles del humedal es su climatología, siempre marcada por la sequía. En invierno, el tiempo en el Parque es frío, y en verano seco y caluroso, llegándose a alcanzar los 40 grados de temperatura. Las precipitaciones son, pues, escasas, concentrándose con más abundancia en otoño y primavera. Los días de escarcha, nieve o granizo son pocos al año, mientras que las tormentas, las nieblas y las heladas son bastante más comunes.

Debido a esta extrema meteorología, Daimiel se encuentra siempre amenazado. La declaración de Parque Nacional fue, en su día, un gran paso hacia la conservación de uno de los ecosistemas más valiosos de Castilla La Mancha. Con la declaración en 1982 de Reserva de la Biosfera, se consiguió dotar de mayores garantías de supervivencia al avifauna del lugar, cuya Zona Integral de Aves Acuáticas es una de las áreas de invernada, mancada y nidificación más importantes de España.

Si vas a acceder al Parque, no deje de hacer un alto en el Centro de Visitantes, donde, a través de seis salas de exposición con audiovisuales podrá disponer de una amplia información previa sobre el espacio natural y su entorno. El mejor acceso es desde Daimiel, a unos 10 kilómetros. Y desde Villarubia de los Ojos hasta conectar con el Molino de Molemocho, situado en la entrada de las Tablas. La visita es libre y gratuita y su horario es de 9 a 21h.

Foto: netijote

Artículos relacionados

Comentarios

Un comentario para “Las tablas han vuelto a recuperar su esplendor”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: No hay resumen disponible para esta anotación…

    Por Bitacoras.com | 18 Mayo 2010, 18:22  Vota: Add rating 0  Subtract rating 0  

Escribe un comentario