Castilla la Mancha

Concatedral de Santa María de la Fuente, Guadalajara

La iglesia concatedral de Santa María de la Fuente o Santa María como la llaman en Guadalajara, es una iglesia mudéjar y una de las sedes episcopales de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara junto con la Catedral de Santa María de Sigüenza. Aunque no es el único estilo que predomina, ya que el estilo renacentista, es incorporado al siglo XVI, en el pórtico, con caracterísaticos capiteles alcarreños, y, finalmente, el barroco en la bóveda interior.

La iglesia se encuentra en la plaza que le da el mismo nombre, junto a la calle del Doctor Santiago Ramón y Cajal.

En el interior de Santa María, se encuentran tres naves que se enlazan a tres pórticos, tiene arcos de medio punto, muy transformado, se suceden las capillas, lápidas, altares y otras obras de arte, entre las que destaca el retablo policromado, que trazó fray Francisco Mir en 1624 en estilo renacentista manierista.

Se encuentran lápidas sepulcrales empotradas en la nave del evangelio, con escudos que pertenecen a Juan Sánchez Hurtado, que era el comisario de la Inquisición y cura de la Iglesia de Santa María en 1636.

Hay inicios de que la torre antiguamente había estado aislada del resto del templo. Su planta es cuadrada y con unos muros de mampostería muy gruesos revestidos de ladrillo. El campanario está recubierto de ladrillo, está compuesto por ocho campanas: una del siglo XVIII, dos del XIX y las otras cinco del XX.

Santa María celebra este año su cincuenta cumpleaños como concatedral de la diócesis de Sigüenza-Guadalajara. Y lo hace a lo grande, mostrando su esplendor monumental y artístico, y manifestando su firme intención de encabezar la lista de monumentos imprescindibles de la capital. Durante 9 mese las puertas de la iglesia han permanecido cerradas, pero la espera ha merecido la pena, y desde el mes de mayo las puertas se han abierto al público.

Eran muchos los que afirmaban que Santa María había sido construida sobre una antigua mezquita, pero las catas arqueológicas llevadas a cabo bajo la dirección de Ildefonso Martínez confirmaron que la Concatedral se asienta sobre una antigua iglesia románica, y que contiene tumbas medievales. Con ello se desmiente el rumor que durante tantos años circulaba por Guadalajara. De hecho, en algunos momentos de la historia llegó a tener un gran protagonismo a nivel nacional, como cuando el gran cardenal Pedro González de Mendoza quiso convertirla en colegiata. Sin embargo, tuvo que llegar el siglo XX para que el papa Juan XXIII le diera el título de Concatedral, nombramiento del que ahora se cumplen cincuenta años.

Fuente: Oficina de Turismo de Guadalajara.

Foto: Isabel Vega

Artículos relacionados

Comentarios

Sin comentarios para “Concatedral de Santa María de la Fuente, Guadalajara”

Escribe un comentario