Castilla León

Palacio de los Guzmanes, León

Frente a la Casa de los Botines de Gaudí entre la calle Ruíz de Salazar, Calle Ancha y Plaza de San Marcelo, nos encontramos con el Palacio de los Guzmanes uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad de León. Es de estilo renacentista y data del siglo XVI tiene elementos propios del plateresco, destacan su fachada y sus ventanas; su claustro, el patio interior y su escalera noble.

Entre 1559 y 1572 fue construida por el maestro de cantería Rodrigo Gil de Hontañón, aunque las obras no llegaron a finalizarse, y el edificio fue deteriorándose hasta el año 1881 en el que lo adquiere la Diputación Provincial de León, haciendo varias reformas el por el arquitecto Felipe Moreno Medrano (1974-1977), así es como se culmina la construcción de este palacio el cual fue declarado monumento histórico desde 1963 y sede actual de la Diputación de León a día de hoy.

Los Guzmanes eran de las familias más poderosas de León, junto con los Ponce. Procedían, según algunos cronistas, de un caballero godo llamado Gundemaro. Por otro lado, según un cronista de Felipe II de España, provenían de Bretaña. En 1360 se enfrentaron a Pedro I el Cruel y, tras ser sitiado don Núñez de Guzmán, la familia fue desterrada. Un siglo después volvieron a su palacio en León.

Conserva dos puertas del siglo XVI con columnas jónicas sobre pedestales, y como elementos especiales presenta unas originales ventanas de esquina.

En la entrada principal cuenta con un relieve que representa a San Agustín lavando los pies a Cristo peregrino, y en su fachada un singular escudo de los Guzmanes que muestra un caldero del que surgen seis serpientes.

Dirección: Calle de los Pilotos Regueral – 24002 León
Horario:
Octubre a junio
Lunes a viernes: de 9h a 14h30 y de 16h30 a 18h30
Sábados, domingos y festivos cerrado
Julio a septiembre
Lunes a domingo y festivos: de 10h a 14h y de 16h a 20h

Entrada gratuita

Foto: Isabel Vega

Artículos relacionados

Comentarios

Sin comentarios para “Palacio de los Guzmanes, León”

Escribe un comentario