Extremadura

Espacios Naturales en Extremadura

Extremadura es uno de los escasos lugares de Europa en los que aún es posible mantener de forma cotidiana una estrecha relación con una naturaleza en estado puro. Sus peculiaridades sociodemográficas, como la baja densidad de población o la tradicional explotación sostenible de los recursos de la dehesa, han permitido que toda la región llegue al siglo XXI con un patrimonio medioambiental en excelente estado de conservación. Algo insólito, y envidiable, para la mayor parte del territorio europeo.

La biodiversidad de Extremadura es sorprendente. La gran variedad de sus ecosistemas y paisajes, del bosque mediterráneo al caducifolio, de las zonas semiesteparias a algunos de los mayores humedales del continente europeo, sirven hoy de hábitat, en algunos casos incluso de último refugio, a numerosas especies de flora y fauna. El valor ecológico de enclaves únicos, como el Parque Nacional de Monfragüe, declarado Reserva Mundial de la Biosfera, el protagonismo de los numerosos Centros de Interpretación distribuidos por toda a comunidad autónoma, o el esclarecedor dato de que casi el 30% del territorio regional se encuentre bajo algún tipo de protección medioambiental, revelan el papel que la naturaleza desempeña en la concepción global y en la identidad general de Extremadura.

Parque Nacional de Monfragüe

Fue el primer espacio protegido de Extremadura, siendo declarado como Parque Natural en 1979. Su rápida declaración fue motivada por las grandes amenazas que en aquellos años hacían peligrar al que ya se consideraba uno de los enclaves más valiosos de la Península Ibérica. La construcción de las grandes presas en el río Tajo y río Tiétar, con la consiguiente destrucción de la vegetación de sus sotos fluviales y riberas, así como las masivas repoblaciones con eucaliptos durante los años 70, amenazaban la conservación del principal reducto de varias especies en peligro de extinción y una de las áreas de vegetación mediterránea mejor conservada.

SITUACIÓN
El Parque Nacional de Monfragüe tiene una superficie de 17.852 has., coincidiendo sus límites con los de la ZEPA del mismo nombre. Este espacio protegido se extiende a ambos lados del río Tajo, incluyendo la desembocadura y un valioso tramo del río Tiétar. Con una ubicación privilegiada, constituye el cierre sur de la comarca natural de Campo Arañuelo, formando sus sierras un arco que vertebra la unión entre Las Villuercas y las montañas que circundan la vega del Alagón, actuando como un verdadero corredor ecológico.

RECOMENDACIONES PARA LAS VISITAS
Cualquier visita a Monfragüe debe iniciarse en el Centro de Visitantes, donde se puede obtener información sobre las rutas, itinerarios y actividades, a la vez que obtener información precisa y de utilidad. Para los grupos numerosos es conveniente concertar previamente una visita, llamando al teléfono de información del Parque e indicando qué tipo de actividad se pretende desarrollar.

Dada la importancia de las especies presentes en el Parque y su sensibilidad a las molestias, no deben utilizarse rutas o itinerarios distintos a los señalados por la Dirección General de Medio Ambiente. La acampada no está permitida en el Parque, existiendo un camping próximo a Villarreal, en la carretera Cáceres-Trujillo. La estancia en los chozos de Villarreal sólo es para grupos que desarrollen un proyecto de educación ambiental, previa solicitud a la Dirección del Parque. Se recomienda la visita en primavera, otoño e invierno.

Parque Natural de Cornalvo

En 1988, cuando aún el desarrollo de la legislación ambiental estaba en sus inicios, se propuso la declaración de Cornalvo como Parque Natural, pero sin éxito. Hasta 1993 no fue declarado oficialmente mediante Decreto de la Junta de Extremadura, si bien no comenzó su imparable andadura hasta 1997, una vez que el Tribunal Superior de Justicia falló a favor la creación del Parque tras los contenciosos interpuestos en su contra. Desde entonces, la creación de la Junta Rectora y las inversiones realizadas en el entorno han favorecido un mayor grado de entendimiento entre todas las partes involucradas en la conservación de este espacio protegido.

No en vano, el primer intento de protección ya logró detener la principal amenaza que se cernía sobre este espacio, la pretensión de urbanizar las orillas del Embalse de Cornalvo mediante la construcción de chalets, que hubiese roto enteramente la armonía natural de tan singular paraje y las posibilidades de su uso público. También se puso fin a las repoblaciones de eucaliptos, cuyo efecto permanece patente aún en toda la solana de Sierra Bermeja, que quedó por ello excluida del Parque.

SITUACIÓN
El Parque Natural de Cornalvo se encuentra aproximadamente en el centro geográfico de Extremadura, sobre las Vegas del Guadiana. Puede considerarse el vértice de dos formaciones montañosas que confluyen en este peculiar enclave. Por un lado, las alineaciones montañosas de Sierra de San Pedro y por otro, las Sierras de Montánchez, prolongación del gran macizo de Villuercas, siendo la última barrera montañosa antes de cruzar el valle del Guadiana. En sus más de 10.500 has., de superficie están incluidos parcialmente los términos municipales de Mérida, Aljucén, Mirandilla, San Pedro de Mérida y Guareña. La localidad de Trujillanos, pese a ser la tradicional entrada al Parque, no se incluye dentro de sus límites, pero acoge el Centro de Interpretación.

RECOMENDACIONES PARA LAS VISITAS
Cualquier visita al Parque debe iniciarse desde el Centro de Interpretación, donde se ofrecerá información sobre los itinerarios más convenientes y otras recomendaciones. Frente al Centro de Interpretación, en la dehesa boyal donde se encuentra la Ermita de San Isidro, existe una zona de descanso acondicionada con mesas para los grupos grandes de visitantes.

La mayor parte de las rutas del Parque Natural atraviesan explotaciones dedicadas a la ganadería extensiva, por lo que debe tenerse cuidado en dejar cerradas todas las puertas y cancillas que se abran para evitar problemas con el ganado.

En el embalse de Cornalvo no está permitido el baño por tratarse de una presa de abastecimiento de agua potable. Se recomienda la visita al paraje del Berrocal del Rugidero justo después de las lluvias de otoño o de primavera, momento en que el caudal del Arroyo de las Muelas es mayor y el sonido del agua en los huecos del granito es más espectacular. Cuando las rocas de granito están húmedas, debemos tener precaución al caminar sobre ellas por el riesgo de caídas.

Parque Natural del Tajo Internacional

En virtud de la Directiva de Aves (79/409/CEE), esta valiosa zona transfronteriza fue clasificada como Zona de Especial Protección para las Aves en el año 2000, mediante el Decreto 232/2000, por el que se clasifican nuevas zonas de especial protección para las aves en la Comunidad Autónoma de Extremadura. Igualmente, el lugar está propuesto como Lugar de Importancia Comunitario (LIC), en cumplimiento de la Directiva de Hábitat (92/43/CEE) para su inclusión en la futura Red Natura 2000.

SITUACIÓN
La ZEPA de Cedillo-Tajo Internacional se sitúa al oeste de la provincia de Cáceres, haciendo frontera con Portugal. Sus límites siguen el río Tajo y el río Sever, ocupando una estrecha franja que incluye todos los riberos de sus cauces, excepto en el tramo final del Tajo, donde los límites se amplían y se extienden ampliamente por las dehesas y laderas que vierten hacia el Sever y ocupando la totalidad del término municipal de Cedillo. La ZEPA establece continuidad con los espacios protegidos de Portugal, donde el río Tajo tiene la consideración de Parque Natural. En Extremadura, esta ZEPA prácticamente limita con la ZEC “Sierra de San Pedro”, así como con los Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) “Rio Erjas”, “Llanos de Brozas”, “Rivera de Aurela” y “Riveras de Carbajo y Calatrucha”, poniendo de manifiesto la importancia
de los valores naturales existentes en esta esquina privilegiada de la región.

Por su carácter lineal, la superficie de la ZEPA Cedillo-Tajo Internacional es tan sólo de 13.263 has., que se reparten entre los términos municipales de Cedillo, Herrera de Alcántara, Santiago de Alcántara, Valencia de Alcántara, Carbajo, Membrío y Alcántara.

RECOMENDACIONES PARA LAS VISITAS
La navegación en todo el embalse está limitada desde el 1 de enero hasta el 31 de julio, especialmente para proteger las aves nidificantes en los cantiles fluviales y en las orillas, muy sensibles a cualquier presencia humana. La utilización de embarcaciones con o sin motor requiere autorización de la Dirección General de Medio Ambiente.

No se deben realizar otras rutas diferentes a las recomendadas, especialmente en las zonas de riberos. Debe evitarse aproximarse a los cantiles fluviales, especialmente de febrero a junio, período en el que las especies más sensibles (cigüeña negra, águila perdicera, alimoche, águila real) se encuentran nidificando.
La visita al puente romano de Alcántara es obligatoria en nuestro recorrido. Este impresionante puente fue el primero que se construyó para cruzar el río Tajo, en una época en la que sus bravas aguas no estaban dominadas por las presas que existen ahora.

Reserva Natural Garganta de los Infiernos

Es la única Reserva Natural existente en la actualidad en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Extremadura. Fue declarada como tal en 1994, mediante Decreto, donde queda recogida la descripción precisa de sus límites. En atención a sus valores naturales, especialmente los hábitats de montaña, la Reserva Natural de Garganta de los Infiernos forma parte del Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) denominado “Sierra de Gredos y Valle del Jerte”, propuesto por la Comunidad Autónoma de Extremadura para su inclusión en la futura Red Natura 2000.
El LIC, con más de 74.000 ha. de superficie, incluye todo el macizo de Gredos y sus principales valles.

SITUACIÓN
La Reserva Natural Garganta de los Infiernos se encuentra en la cabecera de la comarca del Valle del Jerte, en la vertiente suroeste de la Sierra de Gredos. Es la puerta de entrada a la Comunidad Autónoma de Extremadura desde la provincia de Ávila, un verdadero balcón al encajonado valle que se abre posteriormente a la penillanura cacereña.
La reducida superficie de la Reserva, 6.800 ha., se reparte entre tres términos municipales: Tornavacas, Cabezuela del Valle y Jerte.

RECOMENDACIONES PARA LAS VISITAS
Debido a que las condiciones de montaña son muy duras y se producen repentinos cambios meteorológicos que pueden sorprender al visitante, se recomienda llevar siempre ropa de abrigo y protección frente a la lluvia. Dada la dificultad de determinadas rutas, conviene solicitar información al personal de la Reserva, quienes podrán aconsejar sobre las rutas más adecuadas para cada grupo en función de sus preferencias.

Muchas de las especies de flora de la Reserva están estrictamente protegidas por tratarse de endemismos o ser muy escasas, por lo que no debe recolectarse ninguna planta.

Los Pilones, la zona que acoge a mayor número de visitantes es por ello la más vulnerable, y se recomienda extremar las precauciones para evitar dejar basura o restos de nuestra presencia y contribuir a que continúe siendo un bello lugar donde es compatible el uso intensivo por el público con su preservación.

Monumento Natural de Los Barruecos

Fue el primero de los Monumentos Naturales declarados en la región, estando publicado su Decreto de creación en 1996. Posteriormente, en la Ley 8/98 de conservación de la naturaleza y de espacios naturales de Extremadura, se reconoce dicha figura de protección y se integra en la Red de Espacios Naturales de Extremadura.

SITUACIÓN
Los extensos llanos que se extienden sobre gran parte de los terrenos comprendidos entre Brozas y Trujillo, asentados sobre la penillanura cacereña, aparecen salpicados en algunos enclaves por afloramientos de bloques de granito, pero pocos tan espectaculares como Los Barruecos. El entorno del Monumento Natural cuenta con zonas de pastizales y de cultivos, así como encinares aislados, que aportan mayor valor a la zona.

El espacio protegido se encuentra en su totalidad en el término municipal de Malpartida de Cáceres y ocupa una superficie de 319 has.

RECOMENDACIONES PARA LAS VISITAS
En las visitas a la zona del berrocal de granito, debe evitarse en todo momento molestar a las cigüeñas que nidifican en las rocas, especialmente durante el período de incubación y cuando los pollos son más jóvenes, ya que podemos provocar el fracaso de la reproducción. No es conveniente acercarse a nidos donde se observe que hay un ejemplar incubando.

En las orillas arenosas con juncos y hierbas suelen nidificar determinadas especies de aves acuáticas, como cigüeñuela, ánade real o chorlitejo grande, por lo que debemos evitar aproximarnos al agua. En el período de lluvias, y a primera hora de la mañana, el granito es muy resbaladizo y corremos el riesgo de sufrir caídas si no ponemos cuidado. Para obtener información sobre las rutas o sobre cualquier otro aspecto del Monumento Natural, existe un equipo de vigilantes.

El Museo Vostell-Malpartida, junto a la presa de la Charca del Barrueco de Abajo, es de obligada visita. Creado en 1976 al restaurar el antiguo lavadero, guarda en su interior gran parte de la obra del artista alemán Wolf Vostell, que no pasará desapercibida para quien la contemple.

En la zona de las Peñas del Tesoro también pueden verse algunas de sus esculturas. En Malpartida se encuentra también el Museo dedicado al pintor contemporáneo Juan José Narbón.

Mina La Jayona

Declarada como Monumento Natural mediante Decreto de la Junta de Extremadura en 1997 y posteriormente reconocida como tal en la Ley 8/98, de “Conservación de la Naturaleza y los Espacios Naturales de Extremadura”, pasando a formar parte de la Red de Espacios Naturales Protegidos de Extremadura.

SITUACIÓN
El Monumento Natural Mina de la Jayona se encuentra en el sureste de la provincia de Badajoz, casi en el límite con la provincia de Sevilla. El espacio protegido incluye los terrenos circundantes a la mina y tiene una superficie total de 80 ha., estando dentro del término municipal de Fuente del Arco.

RECOMENDACIONES PARA LAS VISITAS
La totalidad del recorrido debe hacerse protegido con un casco, que se entrega a los visitantes antes de acceder a los diferentes niveles. En las zonas más estrechas debe evitarse provocar aglomeraciones, debiendo seguir en todo momento las indicaciones de los guías que acompañan a los grupos.
Sólo deben visitarse aquellos lugares donde el acceso está permitido.
Si bien el acondicionamiento de la mina permite que sea recorrida con toda seguridad, la prudencia es imprescindible para evitar accidentes

Sierra Grande de Hornachos

En 1989, en aplicación de la Directiva de Aves (79/409/CEE), se clasifica esta zona como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), atendiendo a la normativa europea de obligado cumplimiento. Posteriormente, al promulgarse la Ley 8/98 de “Conservación de la Naturaleza y de Espacios Naturales de Extremadura”, se incluye dentro de la Red de Espacios Naturales Protegidos con la figura de Zona de Especial Conservación (ZEC), conservando los mismos límites que la ZEPA.

SITUACIÓN
La Zona de Especial Conservación Sierra Grande de Hornachos es uno de los enclaves montañosos que salpican la comarca de Tierra de Barros, situándose a las espaldas de la localidad de Hornachos, construida en la falda de una de sus laderas, con una ubicación privilegiada. La posición central de la sierra en la comarca hace que sus aguas viertan hacia varios ríos, como el Matachel, Guadámez y Palomillas, que nacen de la escorrentía de estos valles. Hacia el suroeste limita con el embalse de Los Molinos y con terrenos muy llanos y casi desarbolados, donde predominan los cultivos de secano. Por el noroeste, sus límites son más abruptos, bordeando con otras formaciones montañosas como la Sierra de Miradera, Sierra del Rincón y Sierra de la Pedriza.
Hacia el sur se extiende la comarca de la Campiña Sur, salpicada de dehesas y extensos campos de cultivo de secano.
Se trata de la más meridional de las sierras centrales, formando parte de un conjunto de relieves serranos que comienza en la Sierra de Arroyo, continúa por la Sierra de Peñas Blancas y termina en la de Hornachos, dando lugar a un grandioso corredor que emerge en las extensas llanuras circundantes.
El espacio protegido tiene una superficie de 12.190 has., todas ellas dentro del término municipal de Hornachos.

RECOMENDACIONES PARA LAS VISITAS
La acampada no está permitida, pudiendo pernoctar en los chozos típicos del Área Recreativa “La Fuentecita”. La presencia de numerosas aves nidificantes no hace recomendable realizar rutas que no estén señalizadas, así como subir a los roquedos o adentrarnos en las laderas sin caminos.

En el Ayuntamiento de Hornachos puede obtenerse información sobre rutas, actividades y otros recursos turísticos.

Sierra de San Pedro

En 1989, en aplicación de la Directiva de Aves (79/409/CEE), se clasifica esta zona como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), atendiendo a la normativa europea de obligado cumplimiento.
Posteriormente, al promulgarse la Ley 8/98 de “Conservación de la Naturaleza y de Espacios Naturales de Extremadura”, se incluye dentro de la Red de Espacios Naturales Protegidos con la figura de Zona de Especial Conservación (ZEC), conservando los mismos límites que la ZEPA.

SITUACIÓN
La ZEC ocupa la mayor parte de las formaciones montañosas de la Sierra de San Pedro, que conforman junto a la Sierra de Montánchez y el macizo de Villuercas, el arco invertido que establece la línea divisoria entre las cuencas de los ríos Guadiana y Tajo. El núcleo de este espacio protegido está constituido por sierras de mediana o baja altitud orientadas hacia el noroeste, que destacan al estar rodeadas por terrenos de escasa elevación, como es el caso de los Llanos de Brozas y Cáceres.

El límite más oriental se encuentra en la Sierra de Enmedio, en las proximidades de Cordobilla de Lácara, continuando con las Sierras de los Pajonales, Sierra del Aljibe y Sierra de la Umbría, entre las localidades de Aliseda, Alburquerque, Herreruela, Salorino y Puebla de Obando. El límite oeste, casi en la frontera con Portugal, se sitúa en la Sierra de Santiago, en la localidad de Santiago de Alcántara. La zona menos abrupta del espacio se encuentra en el suroeste, coincidiendo con las dehesas sobre terrenos suavemente alomados del valle del Río Zapatón y del embalse de Peña del Águila, en Villar del Rey.

Se trata de uno de los espacios protegidos de mayor superficie y las 115.032 has. que ocupa se reparten entre los términos municipales de Badajoz, Villar del Rey, Alburquerque, San Vicente de Alcántara, Valencia de Alcántara, Santiago de Alcántara, Salorino, Herreruela y Aliseda.

RECOMENDACIONES PARA LAS VISITAS
La presencia de numerosos nidos de especies protegidas hace necesario que el visitante utilice exclusivamente las rutas recomendadas o aquellas que estén señalizadas, no aventurándose por caminos o veredas. De la tranquilidad y la ausencia de molestias depende el éxito reproductor de estas aves, pudiendo causar daños involuntarios irreparables. El acceso a las fincas particulares requiere de una autorización previa de los propietarios.

La importancia en esta zona de la actividad cinegética, especialmente de las monterías de ciervo y jabalí, hacen necesario extremar las precauciones entre los meses de noviembre y enero, para evitar vernos sorprendidos, mientras hacemos un recorrido por un día de caza. No obstante, los caminos o los accesos a las fincas suelen estar señalizados los días de montería.

Se recomienda la visita a la Sierra de San Pedro en cualquier época del año. En septiembre es especialmente espectacular la berrea del ciervo y en invierno, desde los puntos más altos y al atardecer, pueden contemplarse los grandes bandos de palomas volando hacia los dormideros.

Los Llanos de Cáceres y Sierra de Fuentes

En 1989, en aplicación de la Directiva de Aves (79/409/CEE), se clasifica esta zona como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), atendiendo a la normativa europea de obligado cumplimiento.
Posteriormente, al promulgarse la Ley 8/98 de “Conservación de la Naturaleza y de Espacios Naturales de Extremadura”, se incluye dentro de la Red de Espacios Naturales Protegidos con la figura de Zona de Especial Conservación (ZEC), conservando los mismos límites que la ZEPA.

Los Llanos de Trujillo y la zona de “Cuatro Lugares”, situada norte del espacio, cuentan con valores ornitológicos suficientes para ser incluidos en la ZEPA.

SITUACIÓN
Extensa área de llanuras con suaves pendientes que se extiende desde Brozas hasta Trujillo, asentadas sobre la penillanura cacereña y que quedan enmarcadas por las formaciones montañosas de la Sierra de San Pedro, cierre natural de Los Llanos. Al norte, los ríos Tajo y Almonte se interponen ante las estribaciones de las sierras que nacen en Gredos y Villuercas, dando paso a terrenos menos abruptos.

Sierra de Fuentes es la principal formación montañosa dentro de la llanura, destacando como una gran isla inmersa en los pastizales. En el centro de Los Llanos se encuentra el embalse de Guadiloba, con su peculiar forma de dragón.
El espacio protegido incluye las mejores zonas para las aves, quedando en gran parte limitado por los riberos del río Tamuja y del río Almonte.

La superficie de la Zona de Especial Conservación incluye algo más de 70.000 has., pertenecientes a los términos municipales de Cáceres, Sierra de Fuentes, Torreorgaz, Torrequemada, Torremocha y Aldea del Cano.

RECOMENDACIONES PARA LAS VISITAS
No deben realizarse rutas fuera de los lugares señalizados para ello, evitando molestias a la fauna. La mayor parte de las fincas se dedican a la ganadería y debe prestarse especial atención a dejar siempre las cancelas cerradas para evitar que los animales puedan escaparse.

Se recomienda la visita en primavera, especialmente cuando comienza el celo de las avutardas y forman las conocidas “ruedas” en torno a las hembras, mostrando su plumaje nupcial.

El predominio de los llanos y de las suaves ondulaciones hace fácil recorrer el espacio en bicicleta, recomendándose este medio de desplazamiento para la mayoría de las rutas, mejor que en coche.

Embalse de Orellana y Sierra de Pela

En 1989, en aplicación de la Directiva de Aves (79/409/CEE), se clasifica esta zona como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), atendiendo a la normativa europea de obligado cumplimiento. Posteriormente, al promulgarse la Ley 8/98 de “Conservación de la Naturaleza y de Espacios Naturales de Extremadura”, se incluye dentro de la Red de Espacios Naturales Protegidos con la figura de Zona de Especial Conservación (ZEC), conservando los mismos límites que la ZEPA.

El embalse de Orellana, incluido enteramente dentro del espacio protegido, es la única zona húmeda de Extremadura que pertenece a la lista de humedales de importancia internacional establecidos en el Convenio de Ramsar, junto a otros lugares tan renombrados como Las Tablas de Daimiel, Doñana o Delta del Ebro.

SITUACIÓN
El embalse de Orellana es el más grande de los situados en el tramo medio del río Guadiana, estando regulado más arriba por los de García de Sola y Cíjara. La Sierra de Pela es una inmensa sierra-isla en medio de un paisaje muy variado de vega y llanura, en el que se alternan los cultivos de regadío, campos de cereal, pastizales, dehesas y matorrales, siendo uno de los enclaves que acapara mayor biodiversidad de Extremadura. Hacia el sur, los extensos pastizales de La Serena, realzan la recortada silueta de la sierra que emerge de la penillanura.

La superficie es de 42.600 has., incluyendo los términos municipales de Orellana la Vieja, Orellana de la Sierra, Acedera, Navalvillar de Pela, Casas de Don Pedro, Talarrubias, Puebla de Alcocer, Esparragosa de Lares y Campanario.

RECOMENDACIONES PARA LAS VISITAS
La navegación en el embalse está limitada en algunos tramos desde el 1 de enero hasta el 31 de julio para proteger a las aves nidificantes en las islas, muy sensibles a cualquier presencia humana.

Se recomienda no realizar otras rutas diferentes a las sugeridas, especialmente en las zonas de sierra. Debe evitarse subir a los roquedos de cuarcita, especialmente de febrero a junio, período en el que las especies más sensibles (cigüeña negra, águila perdicera, alimoche, águila real) se encuentran nidificando, pudiendo causar que se malogre la reproducción.
La acampada no está permitida en Extremadura, existiendo un camping en el Puerto Peña con gran capacidad de acogida.

Otros Espacios Naturales

Otros espacios naturales interesantes en nuestra comunidad extremeña son las ZEPAs de La Serena, Dehesas de Jerez, Puerto Peña – Los Golondrinos, Villuercas-Los Ibores, Canchos de Ramiro, Sierra de Siruela, Sierra de La Moraleja, Cuevas de Castañar de Ibor y las Cuevas de Fuentes de León.

Atractivas son las visitas a algunos de los árboles declarados singulares en Extremadura, como las encinas de La Terrona cerca de Zarza de Montánchez o La Marquesa próxima a Talayuela y Nalvalmoral de la Mata, el Roble del Acarreadero entre Cabezabellosa y El Torno, el Enebro de las Mestas en esta población de Las Hurdes, comarca que también ofrece la posibilidad de visitar los Tejos del Cerezal y en el Valle del Ambroz los castaños del Temblar y de Corbiche, cercanos a Segura de Toro y Casas del Monte, respectivamente, o el Alcornoque de la Fresneda, en las cercanías de Aldeanueva del Camino.

Lugares ideales para la observación de aves como la grulla es el Parque Periurbano de Conservación y Ocio Moheda Alta cercano a Navalvillar de Pela y Obando, sin olvidarnos del singular Corredor Ecológico y de Biodiversidad Río Aclarrache, situado en tierras de Barcarrota, Salvaleón y el sur de Villanueva del Fresno.

Fuente y Foto: Oficina de Turismo de Extremadura

Artículos relacionados

Comentarios

2 comentarios para “Espacios Naturales en Extremadura”

  1. La gran desconocida merece mucho la pena

    Por Carles Vilarrubi | 14 Septiembre 2011, 16:26  Vota: Add rating 0  Subtract rating 0  
  2. Estimados amigos ruego adjunten en vuestra página la siguiente información sobre el Espacio natural LOS CASTAÑOS DEL TEMBLAR, en Segura de Toro, Valle del Ambroz. Cáceres
    QUEDA PROHIBIDA LA ENTRADA A LOS CASTAÑOS DEL TEMBLAR. ARBOLES SINGULARES , DESDE EL DÍA UNO DE OCTUBRE AL QUINCE DE ENERO.
    Muchas graciasl MATIAS SIMON VILLARES . pROPIETARIO ( he tenido que adoptar esta medida debido a que ya el año pasado nos desaparecieron cerca de tres mil kilos de castañas y esta año va por el mismo camino. Un abrazo

    Por Matias Simón | 1 Noviembre 2012, 8:15  Vota: Add rating 0  Subtract rating 0  

Escribe un comentario