Africa

Que ver en Marrakech

Cuando visitas Marrakech, denominada la “perla del sur” no solo te llama la atención por ser una de las ciudades más importantes de Marruecos, ni por la gran cantidad de monumentos que hay en la ciudad que son Patrimonio de la Humanidad, lo que más te cautiva es su gran belleza de colores, por la gente, por su ciudad, sus murallas rosas de adobe.

Sus muros cubiertos de buganvillas de donde surgen palmeras y otras plantas, es un grandioso decorado sobre el fondo de las cimas nevadas del Alto Atlas, bajo un cielo luminoso de un azul intenso que anuncia la auténtica naturaleza de Marrakech: un lujurioso oasis perpetuamente soleado, en el que no te deja olvidar ese olor a jazmín y a flor de azahar y el frescor de sus jardines.

En el interior de estas murallas de adobe, a la sombra que el sol intercala en las callejuelas de su medina, reina una intensa actividad, salpicada de voces, colores vivos, aromas de madera de cedro y especias… Todos los sonidos, colores y olores encuentran su réplica para componer una desconcertante sinfonía.

Marrakech, ciudad mítica, capital cultural, inspiradora de artistas, modas y acontecimientos; Marrakech de las galerías de arte, de los festivales, las exposiciones, Marrakech “people” con sus famosos, sus lujosos palacios y sus noches de movida. Marrakech, capital turística desde hace más de un siglo, ofrece un inteligente equilibrio entre los tesoros del pasado y la energía permanente de las culturas modernas. Más Información

Que visitar en Marrakech

Plaza de Jamaa el Fna

Esta plaza es sin duda el lugar más conocido y concurrido de la ciudad marroquí de Marrakech, casi toda la vida pública se realiza en esta zona sea por el día o por la noche. Se encuentra próxima a la Mezquita Kutubia, por lo que queda dominada por su alminar. Rodeando la plaza hay también varias mezquitas, más modestas, que acompañan a la Kutubia. En el año 2001 la Unesco proclamó e inscribió en 2008 El espacio cultural de la Plaza Jemaa el-Fna en la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

Toda la plaza se encuentra llena de tiendas de suvenires, en las esquinas también podemos disfrutar de sus restaurantes o tomar un agradable te en cualquiera de los bares. No suelen ser muy caros, una consumición suele estar entorno a 10 dirhams, aprovechar las terrazas y disfrutaréis de la consumición Más información

Zoco

El zoco de Marrakech conocido por el nombre de bazares o como decimos en España “mercado-mercadillo”, era el lugar donde antiguamente los viajeros hacían encuentros para comerciar con la venta de té y otras mercancías. Se extiende desde la Plaza de Jamaa el Fna, es el lugar donde los marroquíes hacen sus compras dirarias y donde los tenderos intentan hacer negocio con los turistas con su conocido regateo. Los tradicionales zocos de la medina unen la elegancia de las marcas con la moda del nuevo barrio del Gueliz. Aquí se encuentran las más importantes marcas occidentales. Maroquienería, ropa, joyería, calzado, desvelan el lado moderno de la ciudad ocre.

En la actualidad asistimos al desarrollo de una artesanía marroquí renovada. Este maridaje entre tradición y modernidad da lugar a ingeniosos hallazgos y genera producciones originales de gran calidad que responden a Más información

Mezquita Koutoubia

La mezquita más importante de Marrakech es sin duda la Mezquita Koutoubia o Kutubiya, su alminar es de los monumentos más representativos de la ciudad, años mas tarde se sigue el mismo modelo para la construcción de nuestra conocida Giralda en Sevilla o la mezquita de Rabat, ya que su minarete son casi idénticos. Antiguamente había mercaderes de manuscritos y libros en los alrededores de la mezquita, por lo cual la mezquita tomó el nombre de Kutubia, que significa mezquita de los libreros (kutub: libro en árabe).

Se encuentra al suroeste de la plaza Jamaa el Fna justo al lado de la avenida Mohamed V, fue una de las mayores del mundo islámico cuando finalizó su construcción en 1158, aunque la mezquita original data, en realidad, de los tiempos de la dinastía berber de los almorávides, por el año 1120, hasta que no llegaron loson los almohades no se realizaron cambios significativos en el estilo que a día de hoy disfrutamos. Su construcción se hizo Más información

Palacio Bahia

Una de las obras arquitectónicas más importantes en Marrakech es el Palacio Bahia que se construyó a finales del siglo XIX por el gran visir del sultán Abdelaziz, Si Moussa. Casi una década se tardó en la construcción del Palacio, antiguamente era una residencia, el gran visir compro varias casas alrededor para luego realizar el palacio en las 8 hectáreas que adquirió. Esta construcción la realizó el arquitecto marroquí Muhammad al-Mekki.

A finales del siglo XIX quedó en manos de Abu Bou Ahmed, un esclavo negro que llegó a ser visir. Éste ayudó a llevar al palacio a su máxima expresión. Tiene 160 habitaciones en una planta (las cuales se encuentran todas vacías) que dan a diversos patios, jardines y dependencias en los que no es difícil perderse sin un guía. La parte más interesante del Palacio Bahía es el harén de las 4 esposas y las 24 concubinas de Abu Bou Ahmed. Más información

Medersa Ben Youssef

La Medersa Ben Youssef, también conocida como Madraza de Ben Youssef, es la medersa más importante y la más antigua de Marrakech, en torno a ella se organizó la medina. Para el que no sepa que es una merdersa (es un colegio o escuela musulmana de estudios superiores la cual está especializadas en estudios religiosos).
Se construyó en 1565 para dar servicio a los estudiantes de la mezquita cercana con el mismo nombre, tiene 130 celdas que permitieron alojar hasta 900 estudiantes. La de Medersa Ben Youssef fue construida en el siglo XII en honor a Sidi Ben Youssef Ali y fue encargada por el sultán Abdallah al-Ghalib.

Es un edificio impresionante y un claro ejemplo de arquitectura árabe-andaluza, ha sufrido varias restauraciones, lo que más impresiona es su minarete de piedra de 40 metros de altura. Tiene un gran patio con un estanque central, columnas macizas, arcos con adornos en yeso, mosaicos de zelliges, en el primer piso se pueden visitar las Más información

Tumbas Saadíes

Aunque las tumbas son del año (1578-1603), años en los que reinaba el sultán Áhmad al-Mansur, no fueron fue redescubiertas hasta 1917 por el servicio de Bellas Artes y Monumentos Históricos, gracias a ellos podemos disfrutar hoy el cementerio real, único testimonio del refinamiento y el poder de la dinastía saadí, que reinó en Marrakech entre 1524 y 1659, la llamada “Edad de Oro”.
Sin duda son una de las mayores atracciones de Marrachek, muchos visitantes acuden diariamente a verlas y disfrutar de su decoración.
En el mausoleo se encuentran los restos de varios miembros de la Dinastía Saadí, entre los cuales están los de Áhmad al-Mansur y su familia. Cuando muere Mohamed Cheikh en 1557, su hijo Ahmed El Mansour, más conocido como “El dorado”, mandó construir un mausoleo sobre su tumba. El mausoleo tiene forma cuadrangular y se le puso el nombre de su madre “qubba de Lalla Masaouda”, la cual también fue enterrada ahí. Más información

Palacio Badi

El Palacio Badi conocido como Palais El Badii se encuentra al lado de las Tumbas Saadies, fue construido a finales del siglo XVI por el sultán Ahmed al-Mansour para conmemorar la derrota de los portugueses en Wed al Makhazín (la Batalla de los Tres Reyes). Los restos de este sultán se encuentran enterrados en las tumbas saadíes, junto con las de sus familiares.

Ahora mismo se encuentra en ruinas, no tiene nada que ver con lo que fue en su dia, un grandioso palacio con más de 350 habitaciones decoradas con los mejores materiales de la época: oro, turquesas, jaspe y cristal. Las habitaciones estaban además dispuestas en amplios pabellones que estaban organizados entorno al patio central: El Pabellón de Audiencias, El Pabellón de Cristal, el Pabellón Verde y el Pabellón del Heliotropo. Por todo esto, el Palacio comenzó a ser conocido como El Badi, “el incomparable”. Más información

Museos

Museo Marrakech

El Museo de Marrakech conocido también por Palacio Mnebhi, se encuentra ubicado en el antiguo palacio donde residió Mehdi Mnebhi, antiguo ministro de defensa del sultán Moulay Abdelaziz y embajador en Alemania e Inglaterra. Este palacio data de finales del siglo XIX.
Desde 1977 este palacio alberga al museo, aunque antes de ser museo fue utilizado como vivienda y como colegio femenino. Una vez que lo adquirio la fundación Omar Benjelloun lo rehabilito, al igual que hizo con la Medersa Ben Youssef y la Quobba Almorávide.
Se puede visitar el patio principal que destaca por su gran lámpara, las salas de los alrededores las que se encuentran objetos arqueológicos, armas, alfombras, cerámicas (productos tradicionales de la zona), en una de las salas cambian constantemente la exposición.
Precio de la entrada: 30 Dirhams
Dirección: Plaza Ben Youssef – Medina de Marrakech
Horarios de visita: Abierto todos los días de 9 a 18,30 hs.

Museo Dar Si Said

El Museo Dar Si Said es sin duda el mejor museo de la ciudad, no solo por su antigüedad, ya que es que más tiempo tiene, sino por la gran cantidad de obras que tiene. Oficialmente este museo se le conoce como Museo de las Artes Maarroquíes, en el se encuentran verdaderas obras maestras del arte marroquí realizadas en madera.
Todos los museos de la ciudad en su día fueron residencias oficiales, y este no iba a ser menos, asi que desde finales del siglo XIX se puede visitar. Dar Si Said significa hermano del gran visir Bou Ahmed.
Tiene dos plantas y cabe destacar sus patios y las salas extensas donde se exponen imponentes piezas de madera de la arquitectura ciudadana (dinteles de puertas y tabiques esculpidos) y rural (puertas, pilares), hay una gran exposición que diferencia todas las clases de maderas utilizadas, es muy interesante.
Precio de la entrada: 20 Dirhams
Dirección: Derb el Bahia – Riad Zitoun el Jedid – Medina de Marrakech
Horarios de visita: Abierto todos los días de 9 a 12 hs. y de 15 a 18 hs.

Casa Tiskiwin – Museo Bert Flint

Para los amantes del arte rural marroquí no deben perderse la visita al Museo Bert Flint conocida por casa tiskiwin, el propietario Holandés de esta vivienda” Bert Flint” era un apasionado de la cultura y tradiciones de los pueblos del Sahara, durante años reunió muchas obras de arte y decidió exponerlas en su propia residencia.
Aunque nació en Groningen en 1931 visitó Marruecos y desde entonces su alma se quedó aquí, termino sus estudios en literatura, cultura hispana y árabe e historia del arte, y se traslado a Marrakech. Durante mas de 25 años su trabajo era guiar a los que visitaban el liceo Mohammed V.
Durante años fue recopilando objetos joyas, textiles, muebles, para luego en 1981 exponerlo como una obra privada en su vivienda, a esta exposición la llamó Tiskiwin, que es el nombre de una danza tradicional de los pueblos del Alto Atlas.
Precio de la entrada: 15 Dirhams
Dirección: 8 calle de la Bahia – Medina de Marrakech
Horarios de visita: Abierto todos los días de 9,30 a 18,30 hs.

Jardines y Parques

Jardines de Menara

Uno de los lugares más visitados y fotografiados de Marrakech son los jardines de Menara. Donde ahora se encuentran los jardines había un estanque almohade, en 1870 decidieron crearse estos jardines alrededor de un gran edificio construido por el sultán Sidi Mohammed.
Se encuentra al sudoeste de Marrakech en la zona de Hivernage, si coges la medina como referencia y sales por la puerta Bab el Jedid, tomas la Avenida de la Menara y a unos 2 kilómetros caminando llegas al parque, si no deseas caminar puedes hacerlo en taxi, es muy económico (no paguéis más de 10 dirhams). Destaca su gran estanque, Pabellón de la Menara o minzah que significa hermosa vista, tiene un techo piramidal cubierto de tejas verdes, y el edificio data de 1870. La gente en verano suele hacer pinic y pasar las horas tirada a la sombra.
Dirección: Avenida de la Menara
Horarios de visita: Abierto todos los días de 8.30 a 18 hs. Entrada gratuita.

Jardines Majorelle

En 1924 Jacques Majorelle un pintor francés creo los Jardines Majorelle, después de comprar una finca llena de palmeras decide años más tarde construir con el arquitecto Paul Sinoir una casa estilo Art déco. Empezó a construir los jardines como una forma de inspiración y termino abriéndolo al público.
Son unos jardines muy amplios con plantas de varias clases, entre las que destacan los cactus, palmeras, bambú y diversas plantas de jardín y acuáticas. A día de hoy se puede ver la vivienda principal de un solo piso, pero no se puede visitar dentro, aunque lo que si te dejan visitar es un bajo que hay donde Majorelle tenía un taller.
En 1980 dos grandes admiradores de esta obra adquiriron la villa con sus jardines, y desde entonces pertenecen a Yves Saint Laurent y Pierre Bergé.
Dirección: Avenida Yacoub el Mansur – Gueliz – Marrakech

Palmeral

El Palmeral cuenta con más de 100.000 palmeras y es lo primero que se ve cuando estas sobrevolando la ciudad de Marrakech. Es un parque milenario gigante a las afueras, muy cerca se encuentran varios hoteles de lujo.
La mejor forma de hacer una visita al Palmeral es en calesa, se pueden contratar durante el tiempo que desees, las encuentras en la medina o en la Ciudad Nueva hay mucha gente ofreciéndotelo. Una vez que estas en el palmeral puedes bien tomar un té en uno de los hoteles cercanos o bien dar un paseo en camello, te lo ofrecen insistentemente a lo largo del recorrido.
La leyenda dice que Youssef Ben Tahfine fue el encargado de fundar el Palmeral por accidente, llegando de una de sus conquistas con sus soldados, decidió que descansarían en aquel lugar y mientras lo hacían, los soldados comían dátiles que habían recogido en las regiones presaharianas, arrojando las semillas allí… de ellas habrían nacido con el tiempo miles y miles de palmeras.

Gueliz ciudad nueva de Marrakech

Marrakech está dividida en dos ciudades: por un lado la Medina rodeada por una muralla y por otro la nueva ciudad, Gueliz. El barrio Gueliz ofrece todas las posibilidades de una ciudad moderna. Fue creado en los años 20, bajo el Protectorado, para alojar en sus villas a los franceses y otros europeos. Guéliz continúa siendo actualmente un barrio residencial con anchas avenidas, con hoteles de lujo e instalaciones modernas. Su arteria principal es la Av. Mohamed V, que alberga cafés con terraza, tiendas de moda, comercios, Conserva algunas bellas casas coloniales con hermosos jardines.

La zona es mucho más lujosa pero a la hora de comer los precios siguen siendo más o menos los mismos. Conserva algunas casas coloniales, siguen caracterizándose por que tienen el mismo color rojizo de la medina.

Ciudad milenaria cargada de historia

Esta ciudad milenaria ha visto pasar a 5 dinastías que han influido considerablemente en su destino. Fueron los Almorávides quienes en 1062 fundaron Marrakech. Su más hermoso legado es haber traído el agua a la ciudad mediante un ingenioso sistema de pozos, captación de fuentes y redes de canalización. Gracias a esto se puede disfrutar de los palmerales, los jardines, los huertos y todo lo que ha permitido el desarrollo y la proyección de Marrakech. La ciudad era entonces la capital de Marruecos.

En el siglo XII, los Almohades toman el relevo. Contribuyen a mejorar los sistemas de riego, amplían las murallas y crean el primer hospital de la ciudad que acoge al sabio Averroes. Entre otros monumentos, nos dejaron la admirable Koutoubia. Después de esta gran época, los Merínidos conquistan el Sur de Marruecos y toman Marrakech (1269) que pierde la capitalidad de la nación en beneficio de Fez. Más Información

Artesanía y otras compras

Para hacerse una idea de la riqueza de la artesanía marrakechí y del talento de sus artesanos, nada como un paseo por los zocos de la medina, entre los más prestigiosos de Marruecos por su diversidad y el ambiente extremadamente animado que aquí reina. Estos zocos se organizan en corporaciones: Cherratine para la marroquinería, Zrabi para las alfombras, Fekharine para la cerámica, Sebbaghine para los tintoreros, Seffarine para los colores… El “mâalem”, artesano experimentado, es el guardía del saber hacer ancestral y de los secretos del oficio.

En la actualidad asistimos al desarrollo de una artesanía marroquí renovada. Este maridaje entre tradición y modernidad da lugar a ingeniosos hallazgos y genera producciones originales de gran calidad que responden a la sensibilidad contemporánea. Más Información

Lo que no hay que perderse en Marrakech

La mayoría de los lugares se encuentran en el recinto de la ciudad antigua. La koutoubia, la plaza Jemaa el Fna y la Menara son los lugares simbólicos de Marrrakech.

Erigida por los Almohades en 40 años (a partir de 1150) con formas simples, una decoración sofisticada y el equilibrio de sus proporciones, la Koutoubia está considerada uno de los monumentos más hermosos de Magreb. Sirvió de modelo a 2 hermanas, la Giralda de Sevilla y la Torre Hasan de Rabat. Su minarete de 77 m puede verse a 25 km. Iluminada por la noche, es el “faro” de Marrakech.

La plaza Jemaa del Fna es el corazón palpitante de la ciudad. Clasificada Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, debe su fama a su espacio, su multitud y su ambiente. Más Información

De fiesta en Marrakech

Lujo principesco en Marrakech
Palacios de ensueño, hoteles, riads, la magia de Marrakech adquiere su primera significación en esos establecimientos que disponen de todas las infraestructuras modernas y de calidad, pero que permiten sobre todo sumergirse en la cultura local. Marruecos es un país islámico, en las zonas turísticas se puede beber alcohol sin problema en los bares.

Toda la Jet-set en Marrakech
Toda la jet-set y sus estrellas se encuentran en Marrakech: artistas, deportistas, hombres de negocios..Todos los grandes de este mundo vienen a desconectar y vivir la magia de Marraketch.. Es fácil encontrarse por la calle con mucha gente conocida del mundo televisivo.

Los lugares más glamurosos para pasar una buena velada son el Hôtel Tropicana, Lotissement Semlalia, Hôtel le Marrakech entre muchos otros. Más Información

Deporte en Marrakech

Golf en Marrakech
Con las montañas del Atlas como telón de fondo, puedes elegir entre 4 greens. El Royal Golf de Marrakech (27 hoyos) fue construido en 1923. Campo de golf histórico de Marrakech, por él han pasado ilustres jugadores: S. M el Rey Hassan II, Winston Churchill, Lloyd George..
En el Palmaeraie Golf Club (27 hoyos), los jugadores de todos los hándicaps disfrutan gracias a la diversidad de los hoyos.
El Golf d´Amelkis (36 hoyos) es un recorrido muy frecuentado y espectacular.
El SamanahGolf Club (18 hoyos) es un “desert golf”, la elección de las plantas se hizo con este espíritu: cactus, palmeras, olivos..

Esquí en Marrakech
De Navidad a Semana Santa se puede disfrutar de la estación de esquí del Oukaimeden, situada a 75 kilómetros de la ciudad. El espacio esquiable se encuentra situado entre 2.500 y 3.200 metros de altitud, en el flanco Norte del Oukaimeden. En verano se puede ir a estas montañas mediante unas excursiones que organizan, la información te la dan en cualquier hotel. Más Información

A las puertas de Marrakech

Tizi-n-Test y Tizi-n-Tichka

Dos collados franquean el Alto Atlas hacia el Sur: el Tizi-n-Test une Marrakech con Taroudant y el Tizi-n-Tichakacon Ouarzazate.
La carretera del Tizi-n-Test es una de las más espectaculares de Marruecos. Serpentea trepando por valles magníficos hasta 2.092m, desde donde se descubre un panorama esplendido sobre el valle del Souss. La carretera del Tizi-n-Tichka curza el collado a más de 2.300 en un paisaje lunar de un gris mineral, que pasa al ocre en el descenso a Ouarzazate.

Asni y Ouirgane

Por la carretera del Tizi-n-Test, Asni es un pueblecito bereber famoso por su animado zoco del sábado por la mañana y su panorama. La región es conocida por la caza deportiva (perdiz roja gambra, jabalí, tórtola, codorniz..). A 17 km de Asni, la aldea de Ouirgane, en el corazón de un paisaje alpinoes un alto muy agradable para pasar la noche en uno de sus encantadores hoteles, algunos de ellos antiguos refugios de caza.

Arte rupestre del Alto Atlas

En las alturas del Atlas del Sur de Marrakech, se encuentran importantes conjuntos de pinturas rupestres sorprendentes, hacia la estación de Oukaimeden y la meseta de Yaour, o también hacia Demnate (Jbel Ghat) así como en Tizi N´Tirghist (2.390m). Estas pinturas, algunas de ellas gigantescas, decoran las losas de grés y representan armas, escenas de batalla, animales e inscripciones de tipo “líbico-bereber” comparables a las de las regiones saharianas de Marruecos. Su origen no puede datarse con exactitud.

Parque nacional del Toubkal

El parque nacional de Toubkal comienza en la parte central del Alto Atlas, entre los vallesdelN´Fiss y del Ourika. Este parque de 38.00 ha presenta una excepcional diversidad de: encinas, tuyas, enebros, plantas herbáceas y numerosas especies de rapaces, como el águila real, el águila calzada, el águila de Bonelli, así como muflones manchados, linces, gacelas de Cuvier.. Con la ayuda de un guía de montaña, la ascensión puede realizarse en dos días con una noche en vivac o en un refugio.

Lago Lalla Takerkoust

A 40 km de Marrakech, el lago Lalla es una refrescante escapada. Por los alrededores se pueden realizar interesantes excursiones a pie, en quad o en cross car. En la orilla del lago, algunos albergues permiten reponer fuerzas mientras se disfruta de un soberbio paisaje. A20 km, la aldea bereber de Amizmiz destaca por su paisaje, su cerámica su zoco el martes.

Valle del Ourika

El Valle del Ourika, a 30 km de Marrakech, se esconde entre los primeros contrafuertes del Atlas: un hermoso valle verde con pueblos de adobe colgados en la ladera de la montaña. En el pueblo de Tnine-de-l´Ourika, el Jardín del Azafrán es una plantación azafranera que se puede visitar.

Un poco más lejos, los jardines bioaromáticos cultivan 45 variedades de plantas aromáticas y medicinales que se pueden oler y degustar. El jardín aterrazado de Timalizene, ofrece también el té bereber aromatizado con hierbas del jardín. Por el fondo del valle, se llega a Setti-Fatma donde acabala carretera. Los más atrevidos continúan 7 km a pie para descubrir las 7 cascadas.

Cascadas de Ouzoud

Las caídas de agua más famosas de Marruecos merecen el trayecto de 150 km a partir de Marrakech. Pasado el pueblo de Ouzou y sus numerosas tascas, el descenso comienza siguiendo un camino en buen estado y salpicado de olivos antes de llegar a pie de las cascadas. Con una altura aproximada de 110 metros, sus aguas caen rebotando en los escalones y proyectan finas gotitas que forman un arco iris permanente.

Información y direcciones útiles


Documentación
Para poder entrar en Marruecos tienes que disponer de pasaporte con una vigencia no inferior a 90 días. Según los países, puede ser suficiente el carné de identidad, siempre que el viaje lo organice una agencia, y para grupos a partir de 8 personas.

Algunas nacionalidades necesitan visado. Dirígete a las representaciones diplomáticas o consulares marroquíes de tu país para tener información más concreta.

Vacunas
Para entrar en Marruecos no se necesitan vacunas. Si llevas un animal de compañía contigo, el si debe tener el certificado de vacunación antirrábica, con una vigencia no inferior a 6 meses.

Monedas
La moneda marroquí es el dírham, que se compone de 100 céntimos. Las divisas deben ser cambiadas en los bancos y los establecimientos autorizados. Más Información

Planos de Marrakech

Artículos relacionados

Comentarios

Un comentario para “Que ver en Marrakech”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Cuando visitas Marrakech, denominada la “perla del sur” no solo te llama la atención por ser una de las ciudades más importantes de Marruecos, ni por la gran cantidad de monumentos que hay en la ciudad que son Patrimoni……

    Por Bitacoras.com | 27 Octubre 2011, 0:32  Vota: Add rating 0  Subtract rating 0  

Escribe un comentario