Africa

Que ver en Ouarzarzate

La ciudad del cine

Con sus magníficos paisajes, su luz excepcional y sus condiciones climáticas ideales, Ouarzazate pronto ha seducido al mundo del cine. El mismo Louis Lumière rodó aquí en 1897 su “Caballero marroquí”.

Desde hace años Marruecos no solo atrae a turistas, el mismo Hollywood y los cineastas europeos llegan hasta estos rincones de Ouarzazate por el paisaje tan especial que tiene para sus rodajes.

En 1954 le toco a “Ali Baba y los 40 ladrones”, una película de Jacques Becker con el inolvidable Fernandel. La siguió la famosa “Lawrence de Arabia” rodada por David Lean en 1962, y a partir de los años 80 la industria cinematográfica llegó con toda su pompa. Aquí se han realizado varias películas de gran presupuesto: “Kundun” de Martin Scorsese, “Los Diamantes del Nilo” de Lewis Teague, “Un té en el Sahara” de Bernardo Bertolucci, “Gladiator” y “Kingdom of Heaven” de Ridley Scott, “Asterix y Obelix” de Alain Chabat..

En Ouarzazate existen tres grandes estudios de cine. Creados en 1983, los Studio Atlas merecen una visita. Abiertos al público, ofrecen un espectáculo grandioso: faraones gigantescos guardan sus puertas. Aquí se pueden ver los decorados de películas sensacionales, talleres de decoración, y descubrir las bambalinas de la industria del cine. Más Información

Fiestas en el desierto de Ouarzarzate

El Valle de las rosas

Famosas en todo Marruecos, las rosas del Valle de Kalaat M´gouna son apreciadas por su belleza y aroma excepcional. Su recogida en el mes de mayo es la ocasión de una gran fiesta, El Moussem de las Rosas.

La rosa que se encuentra en este valle, denominada rosa damascena, resiste al frío y a la sequía. Fue introducida por los peregrinos que volvían de la Meca en el siglo X, a los que durante el camino se les caerían las semillas. Desde entonces, los rosales adornan y embalsaman con su perfume todo el valle siendo la especie más perfumada, se cultiva en magníficas rosaledas, y sirve para la fabricación de un agua de rosas delicada y muy apreciada.

Desde principios de mayo, al amanecer, las mujeres recogen una a una estas preciosas flores. Se recogen de 3 a 4.000 toneladas al año, durante una semana. Finalizada la cosecha, comienzan las festividades, que duran tres días. Habitantes de todos los pueblos vecinos se dan cita en Kalaat M´Gouna. La fiesta incluye exposiciones de productos artesanales (joyas, alfombras, etc.) y agrícolas, eventos musicales y competiciones. Las mujeres artesanas de las cooperativas estarán encantadas de mostrarle sus métodos de destilación para la obtención del agua de rosas, la fabricación de cremas y perfumes.. Más Información

Siguiendo la huella de los nómadas

El Valle del Draa

A unos cincuenta kilómetros al Sur de Ouarzazate, el Valle del Draa se asemeja a una auténtica ola verde, que recorre 200 kilómetros de longitud. Antaño el río más largo de Marruecos, el Draa riega las orillas del valle, y éste le premia con cereales, henna, verduras y los mejores dátiles del país: no menos de dieciséis variedades.

De Zagora a Tameghroute

Famoso por su cartel “Tombuctú 52 días”, último oasis de la ruta caravanera antes del desierto, Zagora sorprende por sus colores: racimos de dátiles amarillos en lo alto de las palmeras, flores rosas de los laureles, casas en tierra ocre bajo el sol deslumbrante, lso paisajes resultan sobrecogedores.

El camino penetra en las montañas, después serpentea en una franja de tierra cultivada. A lo largo de la ruta, se pueden visitar varios ksars: en Tamenougalt, en Igdaoun, en Tinzouline, etc.

El pueblo de Tameghroute es especial, ya que alberga varias mezquitas de techo de cerámica azul y minaretes blancos, una medersa prestigiosa, y obviamente la famosa biblioteca de la zaouia Naciria. El pueblo también es conocido por su cerámica artesanal. Varios talleres de alfareros al aire libre están equipados de hornos rudimentarios donde se fabrican Más Información

La kasbah de Aït Ben Haddou

De una belleza que quita el aliento, laKasbah de Ait Ben Haddou domina el Valle del Ounila y deja huella por su belleza. Considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, este conjunto de Kasbahs en adobe es uno de los más antiguos y más grandiosos Ksars de Marruecos.

La primera construcción, un granero elevado en la cumbre de la colina, data del siglo XI. Más tarde el pueblo se amplió con casas, graneros, un establo, un pozo y una muralla que protege el lugar.

En este pueblo-museo situado a unos treinta kilómetros de Ouarzazate, destaca la arquitectura del lugar. Los muros exteriores únicamente cuentan con algunas persianas y sólo dos puertas que permiten controlar las entradas y salidas. En el interior, plaza pública, mezquita, escuela coránica y casas comparten el espacio.

Cuando estas llegando y lo vas viendo desde lejos parece que está desierto y abandonado, si te encuentres en el lugar cuando hacen el rodaje de alguna película parece un hormiguero, esto es siempre bueno para la gente del poblado que viven del turismo, estos días pueden trabajar como extras y ganarse un sobresueldo. Más Información

Artículos relacionados

Comentarios

Sin comentarios para “Que ver en Ouarzarzate”

Escribe un comentario