Europa

Praga y su Historia

Praga, llamada por unos la ciudad dorada y por otros la ciudad de las cien torres, ha experimentado un desarrollo de más de mil años y era ya, en la etapa pre-románica un importante centro comercial en Europa, como lo confirman los escritos de de Ibrahim Ibn Jakub acerca de Bohemia en los años 965 y 966, en los cuales decía: “La ciudad Fraga está construida de piedra y cal y es la ciudad más grande en lo que a comercio se refiere…” Las rutas comerciales se cruzaban en Praga y los poblados que surgieron a lo largo de ellas constituyeron la base de la ciudad actual, conocida hoy principalmente como la ciudad barroca (sin embargo la ciudad en sí no se formaría hasta después de año 1620).

En su crónica de principios del siglo XI, Cosmas se refiere a la mitológica sede de la princesa Libuse y de los primeros gobernantes premislitas, Vysehrad, en la orilla derecha del Moldava. En realidad fueron los premislitas los que fundaron Vysehrad, frene al Castillo de Praga, probablemente en el siglo X. Los gobernantes checos residieron allí entre los años 1070-1140, y de esta época se ha conservado la rotonda de San Martín y la iglesia de San Pedro y San Pablo, restaurada en estilo neogótico. Después del año 1653, Vysehrad fue reconstruido como fortaleza barroca, y rodeado por extensas fortificaciones.

Praga Medieval

La época románica se caracterizó por sus rutas comerciales, con poblaciones esparcidas a lo largo de ellas. La ciudad medieval comenzó a formarse después del año 1230, las construcciones góticas, muchas veces ocuparon el sitio de las casas románicas y fueron siendo posteriormente poco a poco amuralladas. La Ciudad Vieja obtuvo el estatuto de ciudad en el año 1231, la actual Malá Strana en el año 1257 y Hradcany en el año 1329. Con la fundación de la Ciudad Nueva en el año 1348, Carlos IV concluyó felizmente la construcción gótica de Praga. El acabado final, por decirlo así, del núcleo histórico de Praga lo imprime la etapa posterior a la batalla de Cerro Blanco, con sus construcciones barrocas.
La ciudad enclavada a ambos lados del rio Moldava fue siempre un imán, no solamente porque desde hacía mucho tiempo era un punto de intersección de las rutas comerciales de Europa donde se encontraban las distintas culturas europeas. Desde su fundación, Praga atraía por su carisma particular, que paulatinamente iba impregnándose en las casas, iglesias, palacios, en los patios sencillos y en los jardines.
Praga, complejo arquitectónico bellamente logrado, es una ciudad en la cual se encuentran inscritas las vidas y destinos de mucha gente, de famosos y anónimos. Fueron manos checas las que la construyeron, con ayuda de arquitectos, escultores y pintores europeos, quienes ayudaron a construirla y a adornarla.
Franz Kafka escribía a su amigo Oskar Pollak: “Praga no deja salir a ninguno de nosotros. Esta madrecita tiene garras… y la única manera de deshacerse de ella sería incendiándole sus dos partes, la de Vysehrad y la de Hradcany”.
Praga adquirió ese encanto mágico y ese ambiente misterioso durante el reinado de Rodolfo II, estrambótico gobernante que dio preferencia a Praga antes que a Viena. El emperador Rodolfo II invitó a Praga a artistas y científicos renombrados para que desarrollaran aquí sus artes y aptitudes. Esta época fue famosa, ante todo por los experimentos de alquimistas que dejaron esa atmósfera especial para siempre como parte de la ciudad. Lo recuerda el poeta de la Praga mágica Gustav Meyrink, quien hablaba de Praga como la ciudad con ocultos latidos de corazón que da vida a sus habitantes. La arquitectura de Praga gracias a su diversidad es muy atractiva. Su excepcionalidad se debe al buen gusto de la ubicación de sus construcciones en un terreno no articulado.
La arquitectura románica en Praga está representada por las únicas construcciones religiosas conservadas: las rotondas, la de San Longino, que data de las postrimerías del siglo XI en la actual Ciudad Nueva, la de Santa Cruz en la calle Karolina Svetlá , la de San Martín en Vysehrad, ambas de mediados del siglo XII, y la rotonda de Prední Kopaniana.

Iglesia de San Jorge

La perla de románico es la Basílica de San Jorge en el Castillo de Praga. Fundada en el año 920 por el príncipe Vratislav y ampliada en el año 973 con motivo de la fundación del nuevo obispado y del convento de las monjas benedictinas. La fachada actual de la basílica, con sus dos características torres blancas, que junto con la Catedral de San Vito, adornan el panorama del Castillo de Praga, la adquirió la basílica después del incendio del año 1142. Constituye uno de los ostensibles puntos dominantes del Castillo de Praga. En el año 1670, se llevó a efecto la reparación de la fachada occidental, en el estilo barroco temprano (F. Caratti), y en los años 1718 y 1722, quedó completada con la capilla de San Juan Nepomuceno, de acuerdo al diseño de F.M. Kanka.
Horarios de visita: De martes a domingo de 10 a 18 hs.

Castillo de Praga

El Castillo de Praga como punto dominante es la culminación. Representa un irrepetible complejo arquitectónico, formado durante muchos siglos, comenzando por el estilo románico, seguido del gótico, el renacentista y luego el barroco. El clasicismo dejó como legado la unificación de los edificios palaciegos y el aspecto majestuoso del castillo. El arreglo de los jardines, de algunos de los interiores y del patio es obra de Josip Plecnik, arquitecto esloveno, y su alumno Otto Rothmayer. El arquitecto Pavel Janák, junto con Jirí Trnka le imprimieron el encanto actual a la Callejuela del Oro, restauraron la Sala de Equitación con fines de exposición y transformaron su terraza en un jardín. Los arreglos del castillo en aquella época fueron encomendados a Borik Sípek, y la restauración de nuevo invernadero en el área de los Jardines Reales fue proyectada por Eva Jiricná. El Castillo de Praga fue la sede de los gobernantes checos, príncipes y reyes, desde el siglo IX. A partir del año 1918 es a sede del presidente de la República. Después de 1100 años, se levanta orgullosa la majestuosa residencia con el panorama irrepetible de las torres de la Catedral de San Vito, las torres blancas de la Basílica de San Jorge, y el complejo de palacios unificados en estilo clasicista por N. Pacassi en el siglo XVIII.
La gala de la Praga románica está documentada por los fragmentos de edificios no religiosos, principalmente el palacio del Príncipe Sobuslav en el Castillo de Praga, que data de los años 972-999 y en los sótanos de los edificios agrupados alrededor de la Plaza de la Ciudad Vieja y en sus cercanías, la renovada en el estilo renacentista torre de Malá Strana.
Horario: Todos los días de 9:00 a 18:00 horas. En verano hasta las 21:00 horas.
Precio entrada: Adultos 250 o 350CZK (dependiendo de la duración del tour). Menores de 16 años, mayores de 65 y estudiantes 125 o 175CZK.

Puente de la Reina Judit

Los restos del puente de piedra, llamado de Judit, fue mandado a construir por el rey Vladislav I en el año 1158, y nombrado como su esposa la reina Judit. Este puente fue arrasado por las inundaciones de principios de febrero del año 1342, lo que provocó que quedara libre el espacio para la construcción del nuevo puente, el actual Puente de Carlos IV (abajo tenéis más inforación). El puente de Judit es recordado en el llamado Barbudo, relieve empotrado en la pared de malecón del lado de la Ciudad Vieja, en el año 1846.
Las primeras construcciones góticas aparecen en Praga alrededor del año 1230 y llenaron las zonas hasta entonces baldías, también los sitios de las casas románicas crecieron con nuevas casas y palacios en el nuevo estilo. Entre las construcciones más importantes del gótico temprano se encuentra el Convento de Santa Inés, construido en los años 1233-1280 y la Sinagoga Vieja, construida por el mismo taller en el año 1280. La edificación gótica de Praga alcanza su apogeo durante el reinado de Carlos IV, con la fundación de la Ciudad Nueva y la Universidad en el año 1348. En el área del Castillo de Praga, Carlos IV ordenó la ampliación del Palacio Real y la construcción de la iglesia de Todos los Santos. En el año 1344 fue colocada la primera piedra para la construcción de la Catedral de San Vito, un templo digno para el recién creado arzobispado de Bohemia. Como arquitecto y constructor fue nombrado el francés Matías Arras. Llega a Praga el estilo gótico francés.

Sinagoga vieja

La Sinagoga Vieja es la más antigua de Europa central, fue construida en la década de los setenta del siglo XIII, probablemente por el mismo taller que construyó el Convento de Santa Inés. Junto con sus edificaciones suplementarias de los siglos XIV y XVII, la Sinagoga fue restaurada en el año 1883 por J. Mocker. En el año 1996 fueron descubiertos frescos con citas de salmos del año 1618.

Capilla de San Wenceslao

La capilla de San Wenceslao, de planta cuadrada, es el corazón de la Catedral de San Vito. Fue construida por Petr Parler, en el lugar donde se conservan los restos de San Wenceslao. Es la obra culminante del gótico checo y fue concluida en el año 1367.

Ayuntamiento de la Ciudad Vieja

La fundación del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja data del año 1338. Su núcleo lo forma la casa de Volflin de Kamen, de los años treinta del siglo XIV, con un portal del siglo XV. La torre y la capilla salediza fueron terminadas en el año 1364. Otra casa, la del tendero Kriz, la obtuvo el Ayuntamiento en el año 1387 (más tarde fue restaurada en estilo renacentista) y la casa de peletero Miks se añadió después del año 1548. La casa de estilo imperio es la U Kohouta y es propiedad del Ayuntamiento desde el año 1830.

Se encuentra en la maravillosa Plaza de la Ciudad Vieja, en la misma torre podemos admirar el reloj astronómico, cada hora la plaza se llena de gente para ver como el movimiento de los autómatas dan la hora.
Para los curiosos deciros que se puede visitar el interior de la torre y ver el funcionamiento del reloj. La torre mide unos 70 metros y desde ella se puede admirar las maravillosas vistas de la plaza y los edificios que la rodean.
Entrada: Adultos 60czk, niños 40 czk.
Horario de visita: La torre está abierta todo el año. Lunes: de 11 a 18 hs. Martes a domingo: de 9 a 18 hs.

Fachada de la Catedral de San Vito

En la fachada sur de la Catedral de San Vito se encuentran la Puerta Dorada, con el mosaico del Juicio Final y la Gran Torre, las cuales fueron construidas en la misma época que la capilla de San Wenceslao, bajo la dirección de Petr Parler y durante el reinado de Carlos IV. La colocación del mosaico con cristal de Bohemia, según el modelo checo, se llevó a cabo en presencia de artistas venecianos en los años 1370-1371. La finalización de la Gran Torre fue obra de B. Wohlmut y de H. Tirol con la construcción de una galería renacentista y un morrión.

Después de la muerte de Matías, en el año 1352, queda libre el puesto de arquitecto y constructor real, ocupándolo Petr Parler en el año 1356. Este joven alemán de veintitrés años llegó a Praga procedente de Gmund, Duabia, a petición de Carlos IV, para que continuara con la labor de su predecesor. Hasta su muerte en el año 1399, construyó una obra monumental, una apoteosis del gótico culminante, no sólo en Bohemia sino también entre el resto de construcciones europeas. El taller de Parler contribuyó notablemente a la construcción del Castillo de Praga y de la ciudad en general. En el año 1357 se le confió la construcción del puente que en la parte de la Ciudad Vieja adornó con una torre decorada concienzudamente con esculturas de significado simbólico.

Reloj Astronómico

El reloj astronómico de Praga fue construido por el relojero Mikulás de Kadan con la participación de Jan Dindel, profesor de la Universidad Carolina en el año 1410. El reloj lo perfeccionó Hanus de Ruze en el año 1490. Señala la hora, la checa antigua, la centroeuropea y la planetaria, el mes, el día, y la posición de los planetas, las estrellas fijas, del Sol y de la Luna con sus fases. A sus lados se encuentran las estatuas del esqueleto, el turco, el avaro y el vanidoso.
La alegoría de los meses de año con los signos de zodiaco, que están debajo del reloj astronómico, es una réplica de la obra de J. Mánes del año 1865, con las estatuas del escribano, el astrónomo, el cronista y el ángel a sus lados. Por las ventanillas que están sobre el reloj se asoman cada hora exacta los doce apóstoles.
Si quieres ver el funcionamiento de cerca del reloj, se puede visitar entrando en la torre, si decides visitarlo, intenta que sea en el cambio de hora y así puedes ver la marcha de los apóstoles “por dentro”.
Entrada: Adultos 60czk, niños 40 czk.
Horario de visita: Lunes: de 11 a 18 hs.. Martes a domingo: de 9 a 18 hs.

Puente de Carlos IV

El puente de Carlos IV, obra de Petr Parler, se comenzó a construir el día 9 de Julio de 1357 a las 5.31 h. En primer lugar se llamó puente de Piedra y posteriormente puente de Praga. Fue mucho más tarde, en el año 1870, cuando se le dio el nombre de su fundador Carlos IV. El puente fue terminado a comienzos del siglo XV con casi 520 metros de largo y 9 de ancho. Al mismo tiempo se construyó la Torre del puente de la Ciudad Vieja. En cuanto a la a Torre románica de Malá Strana fue acoplada a la construcción del puente , mientras que la edificación de la torre más alta es posterior a 1464. El parapeto del puente lo adornan 30 estatuas y conjuntos escultóricos, obras de destacados escultores como M. Braun, F. Brokoff etc. Siendo la más antigua de todas las estatuas de San Juan Nepomuceno, obra de J. Brokoff en el año 1683.
Entre las construcciones góticas religiosas más importantes en la Ciudad Vieja y en la Ciudad Nueva se encuentran la iglesia de Nuestra Señora de Tyn (1350-1468), la iglesia de Nuestra Señora de la Nieves (1347-1352), que del grandioso plan original sólo se logró terminar el presbiterio.

Nuestra Señora de TÝN

El nombre de la iglesia de tres naves, Nuestra Señora de Týn, con sus torres de 80 metros de alto, que la caracterizan, se deriva del patio medieval, llamado týn, en el cual se reunían los mercaderes extranjeros. La iglesia fue fundad a mediados del siglo XIV y las torres se terminaron en la segunda mitad del siglo XV y principios del XVI. En el periodo de las guerras husitas se convirtió en la iglesia principal de la ciudad y permaneció en el poder de los husitas hasta el año 1621, es decir, hasta comienzo de la contrarreforma en Bohemia, después de la batalla del Cerro Blanco. De la fachada se quitaron la estatua del rey Jorge de Podebrad y el cáliz, cuyo oro se utilizó para la efigie de la Virgen María colocada en el hastial. En la iglesia está enterrado el astrónomo danés Tycho de Brahe, que trabajara en la corte del emperador Rodolfo II.

Callejuela de Oro

Durante la construcción de la fortificación de Vladislao en los años 1492-1496, se creó un espacio entre la fortificación original y la nueva. En las arcadas ciegas de la parte interior de la nueva fortificación construyeron sus viviendas los guardias del castillo. Más tarde allí habitaron principalmente, según las leyendas, los orfebres, de ahí el nombre de la calle Dorada y más tarde la Callejuela de Oro. El aspecto actual, lo obtuvo la callejuela en los años cincuenta del siglo XX (P Janák y J. Trnka).

Puerta de la Pólvora

La puerta de la Pólvora fue inaugurada en el año 1475 por el rey Vladislao Jagelon, en el sitio de la puerta original Montañesa, llamada por su deterioro la puerta Rota. En el año 1484, el rey trasladó su sede de la corte Real al Castillo de Praga, y la puerta continuó sin terminarse. A finales del siglo XVII, sirvió como polvorín, de ahí el nombre de Puerta de la Pólvora. La forma original de la puerta, obra de Wenceslao de Zlutice y de Matej Rejsek de Prostejov, fue modificada por la restauración de J. Mocker en los años 1875 y 1876.

La época del gótico tardío, el denominado gótico de Vladislav, está representado por el oratorio real de la Catedral de San Vito, construido por B. Ried y H. Spiess, y sobre todo por la Sala de Vladislav en el Castillo de Praga (1493-1500), obra de Benedikt Ried que anuncia el Renacimiento.

Praga Renacentista

Las ventanas de la Sala de Vladislav constituyen los primeros elementos renacentistas en Praga. No mucho tiempo después, en las nuevas construcciones, principalmente en las no religiosas, aparecieron gradualmente influencias renacentistas italianas, holandesas y alemanas. El renacimiento trajo la luz a Praga. Los palacios, las casas burguesas y los palacetes de verano fueron levantados en medio de un área verde, y muchas ocasiones los nuevos jardines formaron un contrapeso al austero estilo gótico.
Después del terrible incendio en Malá Strana y en el Castillo en el año 1541, quedó espacio para las construcciones renacentistas. El adelanto de la técnica permitió construir las torres de distribución del agua (de la Ciudad Vieja en 1489, de Stika en 1495, de Malá Strana en 1562 y de la Ciudad Nueva en 1602).
No podemos pasar por alto la galería de Rodolfo, abierta por debajo de la Letna (después de 1584), la cual abastecía con las aguas del río Moldava el nuevo estanque en el coto real. Entre las construcciones más importantes de esta época en el área del castillo se encuentran el Ala de Ludvik del antiguo Palacio Real construida por B. Ried entre los años 1503 y 1593 y la Sala Española, obra del italiano Giovanni Filippi entre los años 1602 y1606. La catedral fue enriquecida por el renacimiento con la Galería y el Morrión de la Torre Sur (1560-1562) y con el Coro Musical renacentista (1559-1561), los cuales son obra de B. Wohlmuth.
En los Jardines Reales (cuyos componentes eran el invernadero y las higueras, en el año 1536 florecieron allí por primer vez los tulipanes en Europa), abierto en el año 1534 por Fernando I, fue construido entre los años 1537 y 1552, el Palacete de Verano de la Reina Ana, bajo la dirección del arquitecto Paolo della Stella y luego de Bonifacio Wohlmuth, quien después de terminarlo en el año 1563 continuó durante otros cinco años con la construcción de la Sala de Juegos de Pelota.

Palacete de verano de la Reina Ana

El palacete de Verano de la reina Ana fue mandado a construir por Fernando I para su esposa según el proyecto de Paolo della Stella en el año 1538. La finalización del Palacete de Verano se realizó de acuerdo al proyecto de H. Tirol durante los años 1557 al 1563, bajo la dirección de B. Wohlmut y contando con la asistencia de O. Aostalis.
Los palacios de Hradcany están representados por el Palacio de Schzenbersk, construido entre los años 1545 y 1547, bajo la dirección de Agostin Galli. En Malá Strana por el antiguo Palacio de los señores de Hradec, cuya fachada trasera actual sobre la escalinata nueva del castillo representa el llamado renacimiento checo del siglo XVI.
En el entorno más cercano de la Praga renacentista no podemos dejar de mencionar el Palacete de verano Hvuzda, en el coto de caza real, construido en los años 1555-1557 por orden de Fernando del Tirol.
La arquitectura doméstica de la ciudad de esta época está representada por una de las casas del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja con el emblema de Praga (caput regni. Éste se encuentra ubicado encima de las ventanas con el típico diseño renacentista del año 1526. Al finalizar el siglo comienza a decaer el renacimiento y el periodo intermedio manierista anuncia la llegada del barroco.

Casa Téstudne

La fachada de la casa románica original Zlaté Studne (el pozo dorado) es de estilo renacentista y sus relieves barrocos de estuco están realizados por O. Mayer en el año 1701, y expresan el agradecimiento por el fin de la epidemia de la peste.

Cementerio Judío

El Cementerio Judío es uno de los más antiguos y dignos que pueden verse en el mundo. Conserva más de 20.000 lápidas provenientes de enterramientos, que por falta de espacio, se hicieron en capas superpuestas unas sobre otras. La tumba más antigua pertenece al rabino Avigdor Kara, estudioso y poeta, y data de 1439. Entre las tumbas más valiosas se encuentran las del financiero Mordechaj Maisel, la del rabino Löw, a quien se le atribuye la creación del Golem, la del matemático e historiador David Gans, la del medio, físico y filósofo Josef Delmedigo y la del talmudista David Openheimer. Se hicieron enterramientos hasta el año 1787.

Si quieres visitarlo se encuentra en Josefov, el Barrio Judío, os recomiendo para no tener que esperar colas, que compréis las entradas en cualquiera de las de las sinagogas judías y luego volver y acceder directamente. La entrada es combinada y es válida para ambos lugares.
Entrada: Adultos 290CZK (entrada combinada). Menores de 15 años, mayores de 65 y estudiantes: 200CZK

Praga Barroca

La etapa barroca trajo a Praga la belleza de los elegantes palacios rodeados por jardines diseñados para adaptarse de una manera excelente al accidentado terreno de Praga, así como el esplendor de las monumentales construcciones religiosas. El barroco legó a Praga cuarenta nuevos palacios, más de veinte iglesias y conventos, un gran número de casas urbanas, adornó el puente de Carlos IV con una galería de estatuas y conjuntos escultóricos de famosos escultores como M. Braun y F. Brokoff, y además muchas otras construcciones fueron barroquizadas.
El aspecto de la ciudad cambió. La primera manifestación de la arquitectura barroca en Praga es la Puerta de Matías en el Castillo de Praga, obra del arquitecto Giovanni Filippini en el año 1614. Entre las construcciones religiosas se encentran la actual iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, famosa por la estatua del Niño Jesús de Praga.
Después de la batalla del Cerro Blanco (1620), la sede del monarca fue trasladad a Viena, y el desarrollo de las construcciones lo empezó a determinar la nueva nobleza extranjera recién instalada y la Iglesia. Trabajaron aquí famosos arquitectos y artistas europeos. El barroco se apartó del castillo abandonado, siendo las construcciones más importantes en este estilo, la Sala de Equitación de J.B. Mathey en los años 1694-1695, la Puerta de Matías y el Pabellón de Matías en el actual jardín del Bastión.

Palacio de Valdstejn

Se trata de un complejo que alberga veintitrés casas, una fábrica de ladrillos, un palacio y tres jardines que fue mandado construir por Albrecht de Valdstejn. Las construcciones fueron dirigidas en los años 1624-1630 por los arquitectos O. Spezza, M. Sebregondi y a partir del año 1628 por G. Pieroni. La monumental Sala Terrena, que domina el jardín del palacio de Valdstejn fue finalizada en 1627. En cuanto al espacio delante de la Sala Terrena está adornado por un jardín con una fuente de bronce del año 1630.

Iglesia de Santiago

La fachada de la iglesia de Santiago, después de la restauración barroca a finales del siglo XVII destaca por sus tres relieves decorativos de estuco, obra de Ottavio de Mosta en el año 1695. El izquierdo representa la Apoteosis de San Francisco de Asís, el central a Santiago el Grande y el de la derecha a San Antonio de Padua. La franja central de la fachada está rematada por un ático con balaustrada.
En el año 1760, por orden de la emperatriz María Teresa comienza a llevarse a cabo una extensa reconstrucción, según el proyecto de N. Pacassi, del castillo de Praga, imprimiéndole un nuevo aspecto solemne y majestuoso dominando la ciudad. En el periodo barroco imperaba en la ciudad un nuevo movimiento en el sector de la construcción. Entre las más importantes construcciones religiosas del barroco praguense están el Loreto, comenzado a construir en el año 1626 bajo la dirección de G. Orsi, la iglesia de San Nicolás de Malá Strana (1707-1753), obra de Cristóbal y Kilian Ignacio Dienzenhofer, la iglesia de San Nicolás en la plaza de la Ciudad Vieja, construida por Kilian Ignacio Dienzenhofer (1732-1735), la construcción del Colegio de los Jesuita, el Clementinum (1623), y en la Ciudad Nueva, los Colegios junto a la iglesia de San Ignacio en los años 1656-1702 bajo la dirección de C. Lurago, y la adaptación del Monasterio de Bfievnov (1710-1740). Una impresionante construcción palaciega de este periodo es el palacio de Cernçin en Hradcany (1699-1720), cuya construcción comenzó y dirigió Francesco Caratti. También el Palacio de Wallestein en Malá Strana (1623-1630), que fue construido por los arquitectos O. Spezza, M. Sebregondi y G. Pieroni, y muchos otros. Hoy, los palacios barrocos de Praga se han convertido en salones de exposiciones, salas de conciertos y sedes representativas de instituciones importantes.

Palacio de Torja

El palacio de Torja, el más hermoso palacio del verano de Praga, fue mandado construir por Václav Vojtech Sternberk en los años 1679-1685 y proyectado por J.B. Mathey. Este palacete de verano barroco obtuvo su nombre por las estatuas de los años 1685-1703, obras de J. P. Heermann de Dresde, que lo adornan.

Igesia de San Nicolás

La iglesia de San Nicolás representa la culminación del barroco praguense. La nave central con las capillas laterales, la bóveda y la fachada datan de los años 1704-1711 y son obra de Cristóbal Dienzenhofer. La sacristía con la cúpula y el techo de cobre es obra de Kilian Ignacio Dienzenhofer en los años 1737-1752. A. Lurago, yerno de Kilian Ignacio Dienzenhofer, construyó en los años 1751-1756 el campanario.

Monasterio de Strahov

El monasterio premonstratense en la colina de Strahov fue fundado por el obispo de Olomuc, Enrique Zdik y el príncipe Vladislao II en el año 1140, y representa una de las más ricas instituciones religiosas del país. El aspecto actual de monasterio, que domina la iglesia de la Asunción de la Virgen María es el resultado de diversas remodelaciones, que comenzaron con la renovación realizada después del incendio del año 1258. Continuaron con la reconstrucción renacentista de los años 1614-1629 y la barroquización de los años 1682-1692, según el proyecto de J. B. Mathey.

Loreto de Praga

El Loreto de Praga se construyó durante los siglos XVII y XVIII por iniciativa de Benigna Catalina de Lobkovic. La réplica de la Santa Casa fue construida entre los años 1626 y 1631 por G.B. Orsi, según el modelo del Loreto de Italia. Las paredes de la Santa Casa se adornaron en el año 1664 con esculturas y relieves figurativos de motivos bíblicos. La fachada data de los años 1721-1723, y fue construida según el proyecto de Cristóbal Dienzenhofer. El carrillón de la torre del campanario se remonta al año 1694.
El Loreto de Praga guarda el llamado tesoro del Loreto, tiene un pequeño museo con diversos objetos litúrgicos. El objeto más valioso es el famoso Diamond Monstrance, data de finales del siglo XVII y contiene 6.222 diamantes incrustados.
Horario:Desde noviembre hasta marzo: de 9:30 a 12:15 y de 13:00 a 16:00 horas. Desde abril hasta octubre: de 9:00 a 12:15 y de 13:00 a 17:00 horas.
Dirección: Loretánské náměstí 7
Precio Entrada: Adultos: 110CZK. Estudiantes: 90CZK.

Praga Rococó y Neoclasicista

El barroco terminó en el corto episodio del rococó, el cual se ve representado por el Palacio de Golz-Kinský en la plaza de la Ciudad Vieja (construido en los años 1755-1765, según los planos de Kilian Ignacio Dienzenhofer). El clasicismo por su parte lo personifica el actual Teatro de los Estados, fundado por el conde Nostic y construido entre los años 1781-1783 por Antonín Haffenecker. Este teatro está unido al estreno de la ópera de W.A. Mozart en el año 1787.

Praga en el siglo XIX

En el siglo XIX predominaron en Praga las construcciones de estilos históricos, de ellos el estilo neo-renacentista fue el que más se impuso, representado por los arquitectos Josef Zítek, Josef Schulz, Antonín Wiehlem y muchos otros. Las construcciones más representativas de este periodo son, sin duda alguna, el Teatro Nacional, el Rudolfinum, El Museo Nacional, el Museo de la Ciudad y el Museo de las Artes Decorativas e Industriales.
En el año 1859 fue fundada la Asociación para la finalización de la Catedral de San Vito, transcurridos setenta años del aniversario del milenio del asesinato de San Wenceslao. La construcción de la misma fue dirigida sucesivamente por Josef Kranner, Josef Mocker y Kamil Hilbert.

Teatro Nacional

Es un símbolo del resurgimiento nacional checo. Se trata de un palacio neo-renacentista a la orilla del río Moldava que posteriormente se convirtió en Teatro Nacional. La construcción comenzó en el año 1868, y en sus cimientos se colocaron piedras traídas de lugares históricos de Moravia y Bohemia. Con Josef Zítek a la cabeza, la obra fue sufragada por regalos y colectas públicas, hecho que se recuerda un letrero con la inscripción “Narod sobé” (la nación a sí misma). Fue terminado en el 1881, incendiándose también en ese mismo año. Pasaron años antes de ser levantado de nuevo, gracias a la colecta pública y dirigiendo la obra esta vez el arquitecto Josef Schulz.
A día de hoy el Teatro Nacional consta de tres conjuntos artísticos (ópera, ballet y drama) que alternan sus actuaciones en los edificios históricos del Teatro Nacional, el Teatro Estatal y el Teatro Kolowrat.

Museo Nacional

El punto dominante de la Plaza de San Wenceslao es el edifico del Museo Nacional, es el museo más importante de la capital checa. Su nombre en checo es Národní Muzeum.
Construido en los años 1885-1890 según el proyecto de Josef Schulz. La rampa de entrada está adornada por estatuas alegóricas de Bohemia, Moravia, Silesia, el Moldava y el Elba, obras de A. Wagner en los años 1891-1894. La entrada al edifico la custodian las estatuas de la Historia y de la Ciencias Naturales, de J. Mauder y su vestíbulo central sirve también de panteón de los grandes checos.

Su horario de visita es de lunes a viernes: de 10:00 a 18:00 horas (miércoles hasta las 20:00 horas). Sábados de 10:00 a 19:00 horas. Domingos de 11:00 a 19:00 horas. Cerrado el primer martes de cada mes. El coste de la entrada es de adultos: 150CZK. Estudiantes, mayores de 60 y niños entre 6 y 15 años: 100CZK.

Praga Modernista

En la década de los noventa del siglo XIX se llevó a cabo la reconstrucción de barrio judío y de parte de la Ciudad Vieja. En el lugar de las construcciones originales se edificaron nuevos edificios de estilos históricos y con el advenimiento del nuevo siglo, los edificios de estilo modernista (Art Noveau).
Esta nueva arquitectura está representada en la Casa Municipal construida en los años 1903-1912, por los arquitectos Osvald Polivka y Antonín Balsanek, la casa Peterk de Jan Kotera (1899-1900) y el edificio de la compañía de seguros de Praga de Osvald Polivka (1903-1907) en la Avenida Nacional, así como algunos hoteles de la Plaza de San Wenceslao.

Casa Municipal

Una magnifica muestra del modernismo praguense de los años 1906-1911, fue levantada según el proyecto de A. Balsanek y de O. Polivka. Fue construida en el lugar de la antigua Corte Real, sede de los reyes checos durante los años 1383-1483. La fachada con la cúpula la adorna el mosaico Homenaje a Praga (de K. Spillar), ubicado entre los simbólicos conjuntos escultóricos de La Humillación y el Resurgimiento Nacional (L. Saloun). El más importante de los salones interiores es la Sala Smetana, la mayor sala de conciertos de Praga (2000 asientos).

Praga en el siglo XX

El corto periodo del cubismo y del posterior rondo-cubismo, particularidad arquitectónica checa, dotaron a Praga con la casa de la Madre Negra de Dios, la casa de campo en la parte baja de Vysehrad, el Palacio Adria, el edifico de Legiobanka y otros pequeños, pero nada despreciables elementos arquitectónicos cubistas en el centro de la ciudad. Los principales creadores cubistas en la arquitectura checa de las primeras décadas del siglo XX fueron Josef Gocar y Josef Chochol.
A esta etapa siguió la importante era de constructivismo (el Palacio Veletrzní de O. Tyl) y el funcionalismo (iglesia de Gocar en Vrsovie). Con la construcción del Hotel Internacional, obra de alto nivel arquitectónico, llega a Praga entre los años sesenta y setenta del siglo XX, el brutalismo, estilo actual de la época.
La arquitectura actual de Praga y porqué no, la arquitectura checa en general, busca su propia extensión, su propio rostro. Tal vez lo haya encontrado en el Edifico Danzante de V. Miluniç y O. Gehry o el complejo de Ángel Dorado en Smíchov, proyectado por el renombrado arquitecto francés Jean Nouvel (terminado a finales del año 2000).

Edificio Danzante

El edificio Danzante, construido en los años 1992-1996 en el solar que dejara el bombardeo del año 1945 en el malecón de Rasín, según el proyecto de V. Miluniç y O. Gehry.

Foto: Isabel Vega

Artículos relacionados

Comentarios

Un comentario para “Praga y su Historia”

  1. Jony

    Muy buen articulo, esperemos ver mas de estos por la web. jeje
    Saludos

    Por Jony | 6 Noviembre 2011, 19:00  Vota: Add rating 0  Subtract rating 0  

Escribe un comentario