Castilla la Mancha

Cogolludo, Guadalajara

Cogolludo se encuentra aproximadamente a unos cuarenta kilómetros de la capital de la provincia, entre el del río Aliendre y el arroyo Alquende. La localidad no deja de ser un lugar muy agradable de visitar por el viajero, ya que ofrece unas visitas interesantes. Desde Madrid y Guadalajara, la carretera nos lleva por la Vega del Henares, pasando por varios pueblos, Fontanar, Yunquera hasta llegar a Humanes de Mohernando, y de aquí otra carretera nos acerca hasta la localidad de Cogolludo.

Su nombre original fue Cugullent, del latín cucullus, capuchón, que alude a su ubicación sobre un cerro y el apiñamiento de sus casas que parecen formar una piña o cogollo, por comparación de forma con el brote o remate de hortalizas como la berza o la lechuga.

Desde cualquier parte del pueblo se puede apreciar en el cerro un Castillo donde todavía hoy se levantan algunas torres y paredones. Una vez que nos encontramos en la cima, la vista panorámica desde este punto es espléndida.

De obligada visita es el Palacio de los Duques de Medinaceli, presidiendo la plaza Mayor. Un edificio que puede considerarse como la primera muestra del estilo renacentista en España. La gran portada destaca en el centro del cuerpo inferior y como recuerdo de su pasada grandeza se conserva en un salón del interior una chimenea góticamudéjar.

Del patio de doble arcada se conservan los arcos de la parte baja, este patio fue prototipo de lo que se dio en llamar “patios toledanos”. Y la ya nombrada Plaza Mayor es sin duda una de las más bellas de Castilla. Sobre portalada al norte y al sur se cierra al oeste con la monumental fachada del Palacio y el Ayuntamiento. En su centro se levanta una gran fuente circular de cuatro caños.

Destacar dos Iglesias, la de Santa María, que data de la primera mitad del siglo XVI, fue construida en varias etapas, abarcando desde 1545 a 1609. En su interior podemos ver tres naves de igual altura longitudinales, aunque la central es más ancha que las laterales, es claro ejemplo del gótico decadente. En su interior se guarda una auténtica joya: el Expolio, magnífico cuadro de José Ribera, “el Españoleto”.

Y la iglesia de San Pedro es otro edificio a destacar, está construida sobre una iglesia anterior románica, de la que se conservan dos contrafuertes en el lado norte, se levantó en el siglo XVI. Su interior es de tres naves con bóvedas de cañón y cúpula de casquete en el crucero, donde se conservan frescos de Matías Jimeno. La portada, renacentista es muy elegante.

Rincones para disfrutar
A parte de su belleza hay lugares dignos de conocer y disfrutar. Por Cogolludo transita el GR10, sendero de gran recorrido que atraviesa Guadalajara de este a oeste. A escasos 10 kilómetros del casco urbano está el pantano de Alcorlo, apto para la práctica de deportes de agua. Como parajes naturales destacar: el “merendero de la Zarzilla”, el yacimiento arqueológico del “Lomo” (Edad del Bronce) y el puente árabe sobre el río Sorbe
(Beleña de Sorbe).

Calendario festivo
A lo largo del año, el calendario festivo se reparte con distintas fechas señaladas. La fiesta de Santa Águeda es la fiesta de las mujeres, está declarada de Interés Turístico Regional. Las mujeres acompañan a la alcaldesa por un día y ofrecen un espectáculo multicolor, ataviadas con sus trajes regionales. En Semana Santa, el Domingo de Resurrección se mantea el “pelele”, que se quema posteriormente. La romería a la ermita de la Virgen del Val, el tercer domingo de septiembre, es una buena ocasión para pasar una jornada agradable a orillas del río Aliendre.

Fotos: Isabel Vega

Artículos relacionados

Comentarios

Un comentario para “Cogolludo, Guadalajara”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Cogolludo se encuentra aproximadamente a unos cuarenta kilómetros de la capital de la provincia, entre el del río Aliendre y el arroyo Alquende. La localidad no deja de ser un lugar muy agradable de visitar por el viajero, ……

    Por Bitacoras.com | 2 Junio 2012, 14:41  Vota: Add rating 0  Subtract rating 0  

Escribe un comentario