Galicia

Que visitar en Baiona, Pontevedra

Decir para mí que Galicia (la tierra en al que nací) es mágica no es ningún descubrimiento, pero enseñarla, mostrarla al mundo a través de mis palabras para que otros la descubran es algo que pocos podemos hacer.

A través de cada guía que hago intento hacer ver a los que no la conocen que es lo que podemos encontrarnos al visitar este rinconcito de España, siempre desde mi humilde punto de vista, pero como a todo ser humano, también os diré que hay rincones que se me escapan y que si alguno de vosotros quiere mostrarlo al mundo a través de este blog, será todo un placer.

Hoy os hablare de un rincón muy especial, un lugar que sin conocerlo comencé a sentirlo muy dentro mio, a través de la visión de otras personas, hasta ahora no había tenido el placer de visitarlo en persona, pero muchos de mis amigos tienen casas de veraneo (Richy, Ignacio, David) y otros habían nacido allí (Ana, Sergio y Jorge) y cada año escuchaba a través de ellos como eran sus calles, su puerto, su casco antiguo, sus fiestas en Marzo y como pasaba de ser un pequeño pueblo pesquero durante el año a convertirse en uno de los lugares más visitado por los turistas en verano.

A todos vosotros quiero hoy agradeceros el hacer que tuviera tantas ganas por visitar esta pequeña Villa situada al sur de las Rías Baixas, protegida del mar abierto por una preciosa bahía, este lugar con tanto encanto recibe el nombre de Bayona (Baiona para los gallegos).

Réplica de la Carabela Pinta

El dia 1 de Marzo de 1.493, atracó en el puerto de Baiona la Carabela Pinta, capitaneada por Martín Alonso Pinzón, con la noticia del descubrimiento de América, este fue el primer puerto de Europa que recibió la noticia del descubrimiento de América.

Para conmemorar este hecho se organiza cada año la Fiesta de la Arribada, durante el primer fin de semana de marzo, la villa se traslada al Medievo, todas las calles del casco antiguo y las mas cercanas se llenan de fiesta, pudiendo degustar los productos que se consumían en el siglo XV. Músicos, juglares, malabaristas y artesanos recorren esos días las calles reviviendo aquel hecho tan conmemorativo.

Con la conmemoración del V Centenario del Descubrimiento se construyó una réplica de la embarcación que permanece amarrada, para los visitantes, en uno de los muelles, en su interior se alberga un pequeño Museo de la Navegación, en el se ven elementos tanto de la cultura cristiana como de la indígena. Numerosos monumentos testimonian la arribada de la Pinta, acontecimiento que marcó la posterior historia de Baiona.

Lugares de Interés

Virgen de la Roca

Uno de los lugares más visitados es el monte Sansón, en el podemos ver la Virgen de la Roca (construida en granito por el arquitecto porriñés Antonio Palacios), es una antigua escultura que se encuentra a unos 100 metros sobre el nivel del mar y mide 15 metros de altura. La Virgen es de piedra-granito pero no toda la imagen, ya que la cara y las manos son de mármol blanco, estas han sido esculpidas por el escultor valenciano Mariano Benlliure.

El interior de la Virgen es hueco y se puede acceder y subir hasta su mano derecha, desde el exterior vemos como sujeta una barca-mirador al que se accede por una escalera interior de caracol realizada en piedra, las vistas son muy buenas y se contempla Baiona y la Ria de Vigo.

En Setiembre de 1930 la imagen de la Virgen de la Roca fue inaugurada, desde entonces no ha dejado de recibir visitas cada día, se encuentra muy cerca del paseo marítimo y a pocos metros de la subida al monte Sansón.

Parque de Palma

El Parque de la Palma de Baiona fue inaugurado el 20 de enero de 1995 y se encuentra situado entre la Fortaleza del Monte Real y las playas de Ribeira y Cuncheira. Cuenta con una superficie de 11.000 metros cuadrados y es el más grande de la localidad. Por el pasan gran parte del recorrido de la fortaleza, aproximadamente unos 2 kilómetros que comienza en la playa de A Cuncheira y concluye bajo la Torre del Reloj del fortificado, junto a la Puerta Real.

A través del recorrido podemos admirar las playas de Concheira, Os Frades y Barbeira, las islas Estelas y Cíes al fondo, Monteferro, Panxón y Praia América, un lugar desde el que se ven las mejores vista de la ciudad.
Se aprecian también varias calas a las que se pueden acceder sin problema desde unas escalinatas de piedra, y dos hornacinas labradas en la pared de la muralla: la de Nuestra Señora de las Angustias (pasado Os Frades) y la de San Telmo, después de la Torre del Príncipe.

En el parque nos encontramos con pistas de baloncesto, con un parque infantil, el palco de orquesta, unos maravillosos jardines, varios bancos para hacer un alto en el recorrido y parking subterráneo. A continuación del parque de A Palma se encuentra el Paseo Pinzón, otro de los grandes espacios sobre la playa de A Cuncheira con jardines, pergolas, bancos, monumentos y un largo muro de contención.

Paseo Maritimo

Baiona cuida muy bien su entorno, es un lugar donde hay mucho turismo, tanto el casco antiguo como el paseo marítimo está siempre lleno de gente. Para los que lo viajeros es muy agradable encontrarse con una ciudad llena de historia, limpia y sobretodo muy bien cuidada.

El paseo maritimo tiene varios tramos, todos ellos llegan a alcanzar un paseo de unos cinco kilómetros. El paseo Marítimo llega hasta A Ramallosa, un amplio espacio peatonal de más de 3,5 kilómetros que circunda y aisla del tránsito rodado toda la costa del municipio y el estuario del Miñor hasta su unión con el ayuntamiento de Nigrán.

Es uno de los lugares mas atractivos para visitar de Baiona, pasar un buen rato, disfrutar de un café viendo el mar, o de un buen paseo para los mas atrevidos, ideal para detenerse a contemplar la bahía o las blancas galerías acristaladas de la fachada marítima. Desde que lo ampliaron y restauraron es un elemento arquitectónico funcional y estética. La acera opuesta al mar es una larga avenida comercial que reúne restaurantes, terrazas, hoteles y tiendas de productos de alta calidad.

A la salida de Baiona hacia Oia está el paseo Pinzón, conocido antiguamente como el Rompeolas. Frente a él comienza el paseo de Monte Boi, que circunvala la base de la fortaleza de Monterreal y nos muestra el horizonte de la ría. Muy próximo aparece el paseo Ribeira, en paralelo a su playa. Esta vía forma un codo con el paseo marítimo, que conecta las avenidas de Elduayen y Alférez Barreiro llegando hasta A Ramallosa.

Puente de A Ramallosa

El puente de A Ramallosa cruza el río Miñor y divide los términos municipales de Baiona y Nigrán, este puente es del Siglo XIII. Construido con sillares graníticos, conserva aún su esencia medieval y es uno de los más hermosos de este estilo que se conservan en Galicia. Tiene 10 ojos o vanos con arcos de medio punto, de los cuales ocho (36 metros de longitud) pertenecen a Baiona. Algunos de ellos son arcos ojivales, seguramente debido a los estilos vigentes en las épocas en que debió sufrir alguna reparación.

Podemos observa que a mitad del puente se encuentra un crucero, que tiene a sus pies una imagen de san Telmo, que era el patrón de los navegantes, cuentan que San Telmo lo manda construir y quien lo libró de una gran tormenta.

La leyenda cuenta que este puente durante décadas se celebraban ritos relacionados con la fertilidad. Según la tradición, la mujer encinta que no lograba hijos viables conjuraba a su hado adverso vertiendo sobre su vientre agua del río. La conjura, para ser efectiva, debía realizarse a las 12 de la noche, debiendo apadrinar a la criatura la primera persona que atravesase el puente después del conjuro.

Ex-Colegiata de Santa María

De aspecto fortificado y estilo ojival románico, la Iglesia de Santa María de Baiona se construyó en el siglo XIII y fue considerada Colegiata desde 1482 a 1850.

Está dividida en tres naves, con sus correspondientes ábsides rectangulares. La nave principal recuerda el estilo cisterciense del monasterio de Santa María de Oia. Dos contrafuertes flanquean la puerta de la fachada, formada por tres pares de columnas, tímpano liso y arquivoltas. Las ventanas son románicas y tiene en la fachada un precioso rosetón románico. En 1841 se trasladaron al atrio varios cruceros de distintos estilos dispersos por las calles de la villa.

Crucero de Trinidade

Fue construido en el siglo XV sobre unas rocas de la parte alta de la villa. Es de los pocos ejemplares con cubierta de baldaquino. Su cúpula es renacentista, con forma de pirámide apoyada sobre unas columnas finalizadas en forma de pináculos cilíndricos y remate cónico. En el interior hay un crucero gótico con la imagen de Cristo y, a sus pies, la de la Virgen junto a otras figuras consagradas de la Dolorosa, la Magdalena y el Apóstol Santiago.

Capilla de Santa Liberata

La capilla de Santa Liberata consagrada en honor a la mártir hija de Baiona y primera mujer crucificada en el mundo es de estilo italiano plateresco y fue comenzada a construir en 1695 por suscripción popular. La fachada del templo tiene dos elegantes torres y en el centro, sobre el dintel y escoltada por un antiguo escudo de Baiona y otro del reino de Galicia, una hornacina con la imagen de la santa crucificada.

El retablo está presidido también por la escena de su crucifixión y por una serie de medallones de alto relieve que representan el martirio sufrido por sus ocho hermanas. En los laterales del altar se conservan dos lienzos en buen estado de San Francisco Javier predicando a los indios y de la Virgen del Carmen.

Fortaleza de Monterreal

Aunque la muralla fue construida hacia 1337 (según se deduce de una cédula dictada por el rey Alfonso XI), parece que el castillo ya existía desde el siglo X. La fortificación de Monte Real se levantó a causa de las desavenencias entre Alfonso XI y el rey de Portugal.

En 1497, los Reyes Católicos ordenaron a la población de Baiona que pasase a vivir dentro del recinto amurallado, pero no fue ése el deseo de los vecinos, que tan sólo aceptaron los designios de los monarcas unos años. Después, la fortaleza se fue convirtiendo en residencia de los diferentes gobernadores militares de la fortaleza, entre ellos el conde de Gondomar.

Hoy el recinto de Monterreal está convertido en Parador de Turismo y mantiene las tres torres desde las que se vigilaba la fortaleza. A la entrada está la Torre del Reloj (que escondía una campana que servía para dar la alarma en caso de ataque enemigo); al este se yergue la Torre de la Tenaza, cuyo cometido era defender el puerto mediante unas baterías de tiro, y, en la parte más oriental de la fortaleza, sobre la bahía, está la Torre del Príncipe, quizá la más antigua, que actuaba como faro para los navíos. Ésta última tiene tres escudos (de los Austrias, de los Sotomaior y el de la villa) y debe su nombre a que en ella estuvo preso el príncipe portugués Afonso Enriques en el 1137.

La fortaleza puede visitarse cualquier día del año. Desde ella es agradable presenciar las magníficas puestas de sol sobre la ría y sobre las islas Cíes y la línea marítima sobre la que se estira Baiona.

Parador

El Parador de Turismo conocido como “Conde de Gondomar” es uno de los mejor situados de toda la red de Paradores, por su maravillosas vistas al mar, tiene 180.000 m2 de superficie y 3 kilómetros de muralla, con una de las mejores vista que existen, construida en el siglo XIV por el rey de Castilla a causa de las discordias con su homónimo portugués.

El Parador es de 4* y se encuentra en la península de Monterreal, en una fantástica casa gallega tradicional que cuenta con espectaculares vistas al mar. Las habitaciones son amplias y elegantes. Además, están decoradas según el estilo de diferentes épocas. El establecimiento dispone de jardines donde se puede pasear, admirar las puestas de sol y respirar aire puro.

En el Parador de Baiona se sirve deliciosa cocina tradicional gallega, entre la que se incluye el marisco. Es el lugar ideal para comer con los amigos o en familia, no hace falta estar hospedado en el.

Despues de una reforma a finales de 1998 se volvió a abrir, en el que se añadieron habitaciones de clase superior y se habilitaron espacios para gimnasio, sauna y jacuzzi. En esa época tuvo lugar en el Parador una cumbre entre los jefes de estado iberoamericanos.

Fue la residencia privada del conde de Gondomar durante el siglo XVIII. Los jardines exteriores son un paraje idílico en el que disfrutaréis de unas espectaculares vistas sobre el océano y de una vegetación fantástica.

De ambiente señorial

Como el resto de Paradores españoles, el de Baiona está decorado con mobiliario castellano y complementos de otras épocas. Cuenta con infinidad de rincones, estancias agradables de distintos ambientes y espaciosas habitaciones con vistas a la bahía. Su oferta gastronómica es también excelente, basada en una carta en la que se distinguen las especialidades típicas gallegas.

Un mirador sobre el océano

Mitad fortaleza medieval, mitad pazo gallego, el Parador ocupa la península de Monterreal, un espléndido mirador sobre el océano rodeado por un hermoso bosque de vegetación autóctona. En su recinto se mantienen las antiguas torres defensivas que formaban parte del castillo.

Cualquier visitante puede acceder al recinto de Monterreal y desde allí presenciar todo el entorno marítimo de Baiona y las soberbias puestas de sol sobre la ría.

Monte da Groba

El monte de A Groba (648 m) es el punto de mayor altitud del municipio y forma parte de la sierra del mismo nombre, que se extiende entre los ayuntamientos de Baiona, Tui y A Guarda. Allí está el amplio mirador de O Cortelliño, desde el que las Rías Baixas parecen una sobria y colorida acuarela.

Para llegar al monte, situado a 11 km, hay que tomar una subida situada a la izquierda de la salida de Baiona (dirección a A Guarda). El entorno de A Groba está dominado por una vegetación de pinos y eucaliptos y plantas de matorral como el tojo, el brezo y la carquesia. Lo cruza el río Groba y una fraga espesa y silenciosa, sólo alterada por el sonido de las aves y el fluir del agua.

No hay nada más sano y natural que subir a este monte y recorrer tranquilamente sus hermosos senderos y sus caminos empedrados, observar a los caballos salvajes pastando en las laderas del monte en una escena que se repite miles de años después de que los hombres de la Edad del Bronce dejasen testimonio de la presencia de estos animales en las series de petroglifos que pintaron en las rocas de las zonas altas del monte.

Faro Silleiro

El actual faro de Silleiro fue construido en 1924 sustituyendo al faro antiguo que funciono por primera vez el 31 de Marzo de 1862 y que daba una luz blanca fija de 17 millas náuticas de alcance. Del antiguo faro aun se conserva la fachada de granito en la primera línea de costa a unos 800 metros al NNO, sobre las restingas que despide el cabo.

Este faro fue construido para responder a la necesidad de conseguir un mayor alcance de luz. Para ello, era preciso elevar de forma considerable la altura del plano focal y colocar un aparato luminoso de mayor potencia, objetivos que era imposible alcanzar con la torre antigua.

El 3 de agosto de 1924 se inauguró el nuevo edificio en lo alto de la montaña, a 85 metros sobre el nivel del mar y a unos 250 de la orilla de la punta de A Negra. El edificio tiene adosada a su fachada oeste la torre del faro y, próximo a él, pueden verse las ruinas de una batería de tiro de la armada, con sus cañones taponados.

Desde 1960 tiene una lámpara de 3.000 watios que se puede ver a 40 millas con tiempo despejado.

Unos años antes se le había instalado una sirena, unas lentes de 25 kilómetros de alcance para orientar a los aviones y un emisor eléctrico con alcance de 200 millas y frecuencia 310,3 A2. En la actualidad, además de seguir prestando servicio como señal luminosa es una base receptora de dos sistemas diferentes de medición del oleaje y las corrientes, y dispone además de una estación emisora – receptora del nuevo sistema AIS de ayudas a la navegación.

Casco Antiguo

El casco antiguo de Baiona fue declarado conjunto de interés histórico-artístico por la Dirección Xeral del Patrimonio en 1993, coincidiendo con la celebración del V Centenario de la Arribada. Su protección está contemplada en el Plan General de Ordenación Urbana y en el Plan Especial de Protección del Conjunto histórico-artístico, que limita la altura de los edificios y la calidad de los materiales.

Aunque parte del casco antiguo está situado entre el Burgo (península de Santa Marta) y Sabarís, el núcleo principal está radicado en el centro del municipio y ocupa un círculo casi cerrado. Éste tiene tres entradas: por la plaza de Santa Liberata, por la del Padre Fernando y desde el crucero de la Trinidad.

Sus calles son angostas, estrechas y empedradas, con edificios asoportalados, de piedra o granito, y con una planta de poca altura. A cada paso hay un pequeño templo, una fuente o una casa nobiliaria. Y en el aire, siempre, el olor del mar.

Monumentos

Pozo de la Aguada
Según la tradición, sirvió para abastecer de agua a la Carabela Pinta, antes de partir de Biona a Palos, el 11 de marzo de 1493. Los tripulantes llenaron a mano los toneles que sirvieron para consumo de la tripulación durante la travesía.

Monumento al Marinero
Como en muchas localidades gallegas se encuentra el monumento a los marineros, ya que toda esa zona es uno de los personajes más admirados, no iba ser menor en Baiona y en 2004 se raliza la escultura de piedra en recuerdo de los muchos miles de marineros gallegos. En el paseo marítimo, mientras damos un paseo, nos encontramos con esta escultura del artista Manuel Quintas, a este paseo se le conoce también por el paseo de Monterreal.

Monumento Encuentro Entre dos Mundos
Se encuentra al pie de la muralla de Monte Boiona, junto al lugar donde se enterró el primer nativo muerto en el Viejo Continente. En el interior de la bola se encuentran depositadas porciones de tierra procedentes de los diferentes países iberoamericanos. Fue inaugurado en 1993 por S.A.R Don Felipe de Borbón, para conmemorar el V Centenario de la Arribada de la Carabela Pinta a Baiona. ES obra del escultor Magín Picallo.

Está compuesta por 5 grupos en la parte de Galicia, nos encontramos con 4 figuras (la de un caudillo celta indicando el ultramar, un cantero, un gaiteiro y una madre con sus hijos esperando el regreso del marinero. En la parte de América, hay 3 figuras, un cacique indio con el dios Sol en la mano, una indígena en postura sosegada, un indio tocando la flauta. En la parte de la emigración se puede observar una pareja que parte hacia lo desconocido y la parte del Retorno está formado por un gallego que regresa con una indígena, simbolizando la simbiosis entre las dos culturas.

Monumento a Alfonso IX
Este monumento está dedicado al rey Alfonso IX, fundador, protector y bienhechor de Baiona. En el pedestal están las palabras que el monarca pronunció en el momento de liberar la villa de su condición servil y vasallaje a la que estaba sometida: “Yo os impongo el nombre de Baiona”.Este magnífico monumento de bella ejecución es obra del escultor Juan Oliveira Vieitez tan conocido por sus esculturas de los caballos en Vigo. Se erigió en el año 2001 con motivo del VIII Centenario de la Fundación de Baiona como Villa Real.

Estatua de Pinzón
Al final del paseo marítimo de Baiona nos encontramos con la estatua de Pinzón, este mismo paseo lleva su nombre, este monumento esta sobre una roca en la rotonda, fue donado en 1977 por el ayuntamiento de Palos de la Frontera (Huelva), y es una replica de la original que se encuentra en dicha localidad.

La estatua de Martin Alonso Pinzón es obra del escultor A. León Ortega y representa al gran capitán de la Carabela Pinta, navegante y explorador español, codescubridor de América. Navegó junto con Cristóbal Colón en su primer viaje al Nuevo Mundo, en 1492, como capitán de la Pinta. Martín Alonso nació en Palos de la Frontera, en el seno de una familia acomodada de marineros.

Cerca a esta glorieta destacar también la estatua del rey Alfonso IX, mucho mas actual, todas ellas próximas a Parador de Baiona.

Monolito a la Arribada
El monolito se encuentra en la misma Plaza Pedro de Castro, fue levantado por orden del Instituto de Cultura Hispánica en 1965 para conmemorar la arribada de la Carabela Pinta.

La roca, de veinte toneladas, fue traída del monte de A Groba y tiene en su parte frontal una carabela esculpida por el baionés Angel Fernández y una placa de bronce con un texto alusivo a tan excelsa fecha.

La arribada de la carabela Pinta al puerto de Baiona el 1 de marzo de 1493 marcó la historia posterior de esta villa. La fecha nunca podrá ser olvidada; tanto es así que la fiesta local oficial se celebra ese día. Pero también, producto de los aniversarios, las distintas corporaciones han honrado aquella gesta con monumentos que testimonian el agradecimiento de los baioneses por los tripulantes de las carabelas.

Azulejo de la Arribada
El Azulejo de la Arribada está ubicado en los arcos del paseo Ribeira, esta obra fue inaugurada en el año 1963, coincidiendo con el 470 aniversario de la Arribada. En el se puede apreciar su composición de 180 azulejos de 30 cm, en el vemos la representación de las rutas seguidas por Martín Alonso Pinzón y Cristóbal Colón con las carabelas Pinta y Niña en su regreso del descubrimiento, llegando a Baiona y Lisboa respectivamente.

Junto al juego de azulejos se puede ver una placa, esta fue en homenaje en 1993 a la tripulación de la Pinta, el día en que se festejaba el Quinto Centenario de la Arribada, se creó como tributo a los veintiséis tripulantes de la viajera carabela.

Desde el 1 de marzo de 1493 Baiona esta marcada por la historia de la carabela Pinta, desde entonces en sus calles podemos ver multitud de monumentos y agradecimientos, todos estos recordatorios y estas fechas tan señaladas, serian inolvidables tras el cual América ya no seria lo que era, el Azulejo de la Arribada es uno de estos monumentos que nos hace recordar parte de lo que es nuestra historia.

Playas

Por su localización y su belleza, Baiona es el mejor de los lugares para los amantes de las playas. Los seis arenales se encuentran integrados en el centro urbano, lo que los hace tranquilos y los protege de los vientos y corrientes marítimas.

Playa Santa Marta (San Esteban)
Más de 200 metros de longitud con aguas tranquilas y fínisima y blanca arena. Mucho más cerca del núcleo urbano que la de Ladeira.

Cuenta con alojamiento, cámping, kioskos de temporada, seguridad y policía local. Entre los servicos que ofrece: duchas, teléfonos, limpieza de playas, papeleras, transporte de autobús.

Playa A Ribeira
Con sus 180 metros de longitud esta es la playa más cerca de núcleo urbano. Se encuentra situada junto a un parque y a los pies de la fortaleza de Monte Boi.

Cuenta con todo tipo de servicios destacando la proximidad a un parking subterráneo y a las terrazas del paseo marítimo.

Playa Barbeira
Playa de 200 metros de longitud que se encuentra en las faldas del Monte Boi. Para su acceso hay que acercarse hasta la fortaleza y pasar bajo una de sus puertas.

Se encuentra muy cerca de la playa de A Riberia y está muy protegida del oleaje del mar gracias a un espigón y un puerto deportivo. Cuenta con todo tipo de servicios al visitante. Su arena es dorada y de grano medio.

Playa Os Frades
Pequeña playa de 30 metros de longitud que se encuentra en las faldas del Monte Boi y con mayor oleaje que las otras playas. Su arena es de grano más grueso y con abundacia en rocas, ya que está formada en una pequeña bahía de rocas de mar. Para su acceso hay que seguir el paseo de Monte Boi.

Playa A Concheira
Playa de 50 metros de longitud al inicio del paseo de Martín Alonso Pinzón. Es la última playa de Baiona, a partir de esta comienza la zona de rompientes sobre las rocas a lo largo de la costa.

Donde Comer

Como en cualquier parte de la costa Gallega la comida es uno de los puntos fuertes de esta zona, en Baiona se puede degustar la magnífica comida gallega, pescados y mariscos recién traídos del mar, magníficas carnes, formidables frutos del campo, entre muchas otras delicias que el mar tiene el gran detalle de regalarnos.

En esta zona hay varias fiestas dedicadas a la gastronomía, la mas conocida en Baiona es la fiesta de la miel y las nueces que coinciden con la festividad de San Cosme y San Damián (26 y 27 de septiembre). Durante dos días, en la plaza de Santa Liberata, se concentran numerosos puestos donde se venden y se pueden degustar estos productos.

Además de ésta, acostumbran a celebrarse las populares sardiñadas, generalmente en la época estival, en la que se suele acompañar las sardinas asadas con el popular pan de maíz.

Disfrutar de los frutos de la tierra y el mar regados con un buen vino de la zona: Monterrei, Rías Baixas (una de sus cuatro subzonas, Rosal, linda con Baiona), Ribeira Sacra, Ribeiro y Valdeorras. Mi recomendación personal es un buen Menciña de Valdeorras.

Horarios comerciales

El turismo es la principal fuente de ingresos de Baiona y por eso su comercio es de los más importantes de la zona, con tiendas especializadas y de buena calidad en los productos que ofrece. Habitualmente, el horario que tienen es amplio y va desde las 10.00 de la mañana hasta las 14.00 horas y desde las 17.00 hasta las 21.00. En el periodo estival, este horario se alarga, pudiendo encontrar el visitante sitios para realizar sus compras abiertos hasta las 12 de la noche y comercios con horario continuado que no cierran al mediodía.

Horarios de comidas

Aunque a muchos extranjeros les pueda parecer un exceso, Galicia –como el resto de España– se rige por un horario de comidas que en nada se parece al que domina en el resto de Europa. El desayuno es mucho más frugal que el de nuestros vecinos europeos y, lejos de iniciar el día ‘comiendo como un rey’, los españoles estamos más acostumbrados a desayunos ligeros que dejan hueco para una costumbre muy arraigada en el país: la del aperitivo. A media mañana es muy normal la tapa de tortilla y la cerveza, uso que además va muy acorde con la cultura socializadora que en España tienen los bares y las cafeterías.

La hora del almuerzo oscila entre las dos y las tres de la tarde aunque, incluso, hay muchos restaurantes que sirven hasta las cuatro. Ésta es la comida más copiosa del día y en la que, habitualmente, más tiempo se para el español. No es un piscolabis acelerado como ocurre entre los anglosajones –que pueden ingerir un sandwich mientras van en el metro–, si no que es un ritual de cuchillo y tenedor con sobremesa incluida.

La hora de la cena va de las 21 h. de la noche hasta las 23 h., aunque los fines de semana este horario puede ser muy superior. Si la cena es en el hogar familiar, por regla general será más ligero que si se hace en un restaurante, aunque los españoles no suelen hacer las últimas comidas del día excesivamente copiosas.

Fiestas

Marzo: Fiesta de la Arribada – El primer fin de semana se celebra la Romería medieval con la que se conmemora la arribada de la carabela Pinta a Baiona en 1493 anunciando el descubrimiento de América.
Mayo: Curros de Caballos – Se celebra el último fin de semana de mayo y 1º y 2º de junio, mercado de caballos salvajes. Una de las más espectaculares celebraciones ancestrales de Galicia
Julio: Fiesta da Virxe do Carmen – Se celebra el 16 de Julio y es una procesión marítima por la ría con la Virgen de los pescadores y ofrenda floral por los fallecidos en el mar.
Santa Liberata – Se celebra el 20 de Julio y es en honor a la mártir baionesa, la primera mujer crucificada de la historia.
Agosto: Virgen de la Anunciada – Se celebra el 1º domingo de agosto, es la Patrona de Baiona. Muy típico ver a los marineros como bailan la centenaria Danza de las espadas.
Virgen de la Roca – Se celebra el último domingo de agosto, es una Romería campestre en el parque Mercedes Escalera, anexo al monumento-mirador dedicado a la Virgen.
Septiembre: San Cosme y San Damián – Se celebra el 27 de septiembre es la fiesta de las nueces y la miel, Baiona se llena de puestos de venta de productos agrícolas.

Fiestas de la Arribada
La Fiesta de la Arribada es sin duda la más conocida de Baiona. El primer fin de semana de marzo se conmemoraba la llegada de la carabela “La Pinta” al puerto de Baiona con la noticia del descubrimiento de América. En los últimos años se han aumentado los actos para recordar tan histórico suceso y por tal motivo la fiesta se hace coincidir con el fin de semana siguiente al que hasta ahora era día de fiesta oficial.

Durante ese fin de semana se celebra en las calles del casco antiguo una fiesta medieval en la que se ofrecen los productos de artesanía que se consumían en el siglo XV. Músicos, juglares, malabaristas y artesanos recorren esos días las calles reviviendo aquel hecho. Además, en las tardes del sábado y del domingo se escenifica la reconstrucción del relato que Martín Alonso Pinzón y sus tripulantes hicieron de la gesta del descubrimiento al corregidor de Baiona el día 1 de marzo de 1493.

También destacan en esta fiesta las demostraciones de cetrería con aves de presa como águilas, halcones, buitres…, cernícalos, búhos… Así como el torneo medieval de caballeros que luchan por el corazón de la princesa en la playa de Ribeira. En el que se puede contemplar un torneo de justas, tiro de venablos y derribo de estafermo con la demostración de destreza de caballeros, escuderos y alabarderos.

Meigas y hechiceras intentan embelesar a la concurrencia con sus encantos y hechizos y con gran honor parte el cortejo real desde el Castillo de Monterreal con sus majestades don Fernando y doña Isabel.

Por las calles se tocan romanceros y salen malabares y zancudos a entretener y alegrar a la concurrencia. Así como demostración de diestros arqueros en la playa de Ribeira.

Los actos se completan con la concesión de la Medalla de oro de Baiona a personas o asociaciones que hayan destacado por su labor cultural en el marco de la emigración y con una ceremonia oficial en la que participan los representantes de los ayuntamientos de Palos de la Frontera, Santa Fe de Granada y Pornic, villas hermanadas con la de Baiona.
Foto: japatino

Vida Nocturna

Espectáculos

Durante todo el año se puede asistir en Baiona a numerosos espectáculos organizados por diversas entidades y sociedades de la Villa. Estos espectáculos se celebran tanto al aire libre como en los distintos centros culturales. El número de actos, tradicionales y modernos, se incrementa en la época estival para ofrecer al turista una programación de calidad e interés.

De los espectáculos que tradicionalmente se celebran en Baiona, destaca la representación teatral de la Arribada de la Carabela Pinta, puesta en escena por medio centenar de vecinos. Esta obra tiene lugar durante la Fiesta de la Arribada, el primer fin de semana de marzo.

Bares, pubs y discotecas

Durante los fines de semana y los periodos de vacaciones Baiona vive un ambiente nocturno muy agradable. Sus bares, decorados muchos de ellos con detalles marineros, permiten al visitante disfrutar de un ambiente tranquilo, alegre y seguro.

Costumbres sociales de los baioneses

Pasear contemplando el mar, disfrutar de las numerosas terrazas o caminar por nuestros montes y parques es una costumbre arraigada entre los baioneses y visitantes.

Tomar un tentempié a media mañana en el bar es muy habitual, al igual que el café de media tarde o las tapas a primera hora de la noche y como preludio de la retirada al hogar o a algún buen restaurante para cenar. Además, es también común que la gente disfrute a diario con tertulias nocturnas en pubs y bares hasta bien entrada la noche.

El tapeo durante la mañana de los domingos en alguno de los muchos bares es el preludio de la comida familiar, ya que el domingo es, por regla general, cuando se reúne toda la familia a la hora de comer, pues el ajetreo de la vida moderna y la jornada laboral han hecho de éste el único día de descanso.

En verano y épocas de vacaciones, el ambiente es mucho más festivo las veinticuatro horas, ya que muchas son las personas que pasean por sus calles y dan vida a la localidad. Es en estos meses cuando la actividad es más entretenida.

Danzas típicas

Existe una danza con casi 400 años de antigüedad, denominada la Danza de las Espadas, que los marineros bailan durante las festividades de la Virgen de la Anunciada, patrona de Baiona, y de la Virgen del Carmen, patrona de las gentes de la mar, celebraciones ambas que tienen lugar en verano. La danza debe su origen al antiguo gremio de mareantes, de histórica tradición en esta Real Villa, y puede ser bailada por casi 50 hombres que portan unas espadas con las que componen distintas figuras. Otras danzas que se suelen bailar en actos festivos son las ribeiranas y la muiñeira.

La muiñeira es el baile popular típico de Galicia y suele estar presente en cualquier romería o festividad que se celebre a lo largo de su geografía. Lo ejecutan una o más parejas sueltas, al son de los instrumentos folclóricos más populares -gaita gallega, tambor y pandero- a un compás de 6/8. Según las diversas comarcas de la comunidad autónoma, existen múltiples variantes de ejecución. Aunque parece que se originó en la primitiva cultura celta, el nombre de este baile de galanteo procede de las muiñadas o reuniones festivas de hombres y mujeres en torno a los molinos, mientras esperaban la vez para moler.

Fuente: Ayuntamiento de Baiona

Artículos relacionados

Comentarios

Un comentario para “Que visitar en Baiona, Pontevedra”

  1. Excelente trabajo. Presenta un contenido realmente bueno sobre baiona y tus comentarios son muy acertados.

    Por Carolina | 30 Diciembre 2013, 18:31  Vota: Add rating 3  Subtract rating 0  

Escribe un comentario